Peatón, ahora Madrid

JOAQUÍN L. RAMÍREZ

Motivo de chiste será lo que hasta hoy sólo podía ser un chiste: calles peatonales de un solo sentido. Hasta ahora nadie lo pudo ni soñar. Pero ya están aquí. Se ignora si hay otro ejemplo en el mundo. No hay datos de algo tan interesante. Pero lo que parece claro es que se trata de un símbolo, un mensaje de un único pensamiento. Lástima que los peatones no seamos ovejas -o que no lo seamos suficientemente- y no sea tan fácil convencernos y conducirnos.

Dicen que para gustos hay colores. En una democracia cada cual tiene su propia visión sobre cómo deben ser las cosas, qué hacer con el espacio común, cómo administrarlo y hacia qué objetivo conducirlo. De otro lado, no es nuevo que los gestores públicos, al frente de una responsabilidad, ensayen nuevas maneras para analizar su viabilidad. En el caso de Madrid capital, con su alcaldesa Carmena, sus Sánchez Mato, Rita Maestre, Zapata, etc. la llegada de la nueva experiencia-piloto de intervenir la marcha de los peatones, está desatando la admiración más apasionante. Del 'prohibido prohibir' de los ´60 estamos pasando a alguna medida originalísima hasta ahora nunca vista. Casi no podría creerse, pero lo cierto es que por las calles Preciados, el Carmen, Mayor y otras, así como determinadas bocas de metro, son hoy escenario del trasiego de viandantes que tienen prohibido circular en sentido contrario al que hayan dictado las autoridades municipales. Los gobernantes de todo el mundo deben tomar nota, no sería extraño que una delegación oficial de Corea del Norte se desplace esta Navidad a la capital de España para vivir este interesantísimo descubrimiento in situ. El país de Kim Jong-un tiene normas sobre 15 cortes de pelo legales, por ejemplo, y con calles peatonales de circulación de un solo sentido podría enriquecer su ya de por sí extraordinario bagaje.

Estos políticos, pertenecientes a la formación 'Ahora Madrid', nacida a la luz de Podemos, son verdaderos exploradores sociales. De hecho, aunque muchos no puedan creerlo, hasta su llegada, nadie se había planteado conducir a los peatones de este modo ni plantear este tipo de medidas tan favorecedoras para la colectividad. De momento, estas normas han entrado en vigor para los fines de semana, aunque no se descarta que, ante el más que previsible éxito de las mismas, su vigencia sea ampliada a todos los días de la misma. Se trata de evitar aglomeraciones o cruces innecesarios entre los ciudadanos que van hacia un destino y los que caminan hacia el contrario. Así no habrá que hacer maniobras desagradables como apartarse de alguien que lleve unas grandes bolsas o un paquete, ni dejar paso a los que van más deprisa o incluso corren. Desde luego, esto no es más que el principio. Es probable que en el futuro las calles peatonales puedan ser clasificadas, calles de ritmo lento, calles más rápidas y vías por las que se pueda andar a la carrera. No hay que descartar que -como en los trenes ave- haya calles 'en silencio' para peatones que necesiten ese relax y puedan pensar o reflexionar sin molestias, es el progreso... Ha habido épocas críticas y países en los que estaba prohibido correr para no desatar alarmas, aunque quizá eran tiempos de guerra o a punto desatarse.

Señoras y señores, han llegado los políticos de la gente y vienen a ocuparse hasta de lo que nunca nadie quiso hacerlo. Peatonalizan calles en las que hay unanimidad para que no se haga y se toman decisiones de tal altura que nadie puede entenderlas. No cabe duda de que en el resto de España debe estarse muy atentos para poder imitar estas nuevas ideas, no tengan duda de que algo de esto ocurrirá. De este modo, la brillante iniciativa de llevar a los peatones por el buen camino hacia la plaza previamente delimitada producirá un beneficio indiscutible para un pueblo que necesita estas deseadas facilidades. Y, de hecho, los que deseen transitar en sentido contrario tendrán otra vía -puede que paralela- para hacerlo sin dificultad alguna. Si alguien cambia de opinión y decide desandar sus pasos, puede desplazarse por la siguiente calle aledaña y caminar hacia el punto de partida. Está todo pensado, lo hacen por nuestra comodidad, por nuestro bien, un mejor orden, por un tráfico de personas que mejorará notablemente... Es por la gente, en las asambleas ciudadanas estarán muy contentos y seguro que son felices.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos