A CADA UNO LO SUYO

El patio trasero

EE UU es el gendarme que con un 'Gran Garrote' pone orden en el patio trasero

PEDRO MORENO BRENES

En su mensaje anual al Congreso de 1904, Theodore Roosevelt proclamó el llamado 'Corolario Roosevelt a la Doctrina Monroe' (precisamente con relación al Bloqueo Naval a Venezuela de 1902-1903), en los siguientes términos: «La injusticia crónica o la importancia que resultan de un relajamiento general de las reglas de una sociedad civilizada...puede obligar a los Estados Unidos, aunque en contra de sus deseos, en casos flagrantes de injusticia o de impotencia, a ejercer un poder de policía internacional». En síntesis, EE UU es el gendarme que con un 'Gran Garrote' pone orden en el patio trasero, que es para algún dirigente de EE UU todo lo que hay por debajo de la frontera de México. Si ustedes repasan el siglo XX y el mapa de América podrán comprobar que cuando ha querido y como han querido, EE UU ha intervenido en numerosas ocasiones, desde el desembarco directo de los marines en territorio de otra nación (Nicaragua, República Dominicana, Haití) hasta los trapicheos de la CIA maquinando contra la soberanía de otros estados, financiando terroristas (la 'contra' nicaragüense) o apoyando sin cortarse golpes de estado (Chile), solo por poner algunos ejemplos.

Donald Trump no es un hombre de pensamiento, es más dado a la acción, y no se preocupa de la cobertura teórica de su política exterior: tiene la ocurrencia y se lanza a Twitter o a una rueda de prensa improvisada. En estas estaba cuando el pasado viernes, mientras holgaba en su club de campo en New Jersey, suelta que: «Por cierto, no descarto una acción militar en Venezuela. Es nuestro vecino. Estamos en todo el mundo, tenemos tropas en todo el mundo, en sitios que están muy lejos. Venezuela no está lejos. Y la gente está sufriendo, y está muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo la opción militar, si es necesario»

En la actualidad, existen 193 Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas. Por desgracia demasiados de ellos son lugares donde se pisotea la democracia y se asesina, reprime y encarcela; con muchos de ellos EE UU mantiene o ha mantenido una óptima relación, apoyo militar incluido. Maduro obtuvo la presidencia en unas elecciones democráticas visadas por observadores internacionales y la recién elegida Asamblea Nacional Constituyente es plenamente conforme a la vigente constitución de Venezuela. Dicho lo anterior, no me gustan nada las formas de Maduro ni tampoco una parte de su fondo, que destila un tufillo autoritario, pero no son los derechos humanos lo que preocupa a Trump, lo que le inquieta es que el gobierno de Venezuela ejerce su soberanía sobre las reservas de petróleo, que se calculan en 500 mil millones de barriles y cuyo valor podría ascender a 15 mil billones de dólares. He intentado leer en la prensa de hoy críticas de la UE, el Gobierno español o personajes como F González o Cebrián, a las palabras de Trump o al reciente intento de golpe de estado. Nada; estarán en sus cosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos