El reservado

Como el parto de una burra

Tras meses amasándose, se evapora por el momento la moción de censura de Nerja y crecen las críticas internas a la gestión de Teresa Pardo, de C's. Heredia asume nuevas responsabilidades y Rafael Granados suena para liderar la agrupación Centro

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Sabido es que el parto de la burra puede durar varias horas tras un proceso de gestación de un año, de ahí que en el argot popular se utilice esta expresión para referirse al algo que se demora en el tiempo. Un dicho que puede aplicarse a lo que está ocurriendo en torno a la presentación de una moción de censura en Nerja por parte de PP y Ciudadanos para desbancar a la socialista Rosa Arrabal, que gobierna en minoría con IU y EVA-Podemos. Prácticamente desde el inicio del mandato, en junio de 2015, ha sobrevolado sobre el Ayuntamiento nerjeño la amenaza de un cambio de gobierno; lo más cercano que se ha estado ha sido esta pasada semana, cuando para el lunes se había fijado la fecha donde los dos partidos de centro-derecha iban a firmar el documento. Sin embargo, por el momento, es una moción de censura 'interruptus' porque la formación naranja no la ha suscrito.

Una de las condiciones que puso el partido de Albert Rivera para apoyarla era que el PP apartara a quien fue regidor de Nerja durante dos décadas, José Alberto Armijo, como candidato a la Alcaldía; los populares aceptaron y propusieron para ese puesto a Gema García. Pero hete aquí que a la hora de la verdad, Ciudadanos se echó para atrás y dejó a los populares compuestos y sin moción de censura. Y todo porque en el último minuto, según cuentan fuentes consultadas, no se percataron de que tres de los ediles populares -Armijo, Nieves Atencia y José Miguel Jimena- están siendo investigados en la causa sobre el vertedero ilegal del Río de la Miel. Los naranjas condicionan ahora el cambio de gobierno a que estos tres ediles renuncien a sus actas.

Sin embargo, las opciones de que la moción de censura se pueda presentar se evaporan. Los populares la dan ya casi por pérdida, mientras que en Ciudadanos subrayan que el ambiente se ha enfriado. En la formación naranja hay división interna sobre lo acontecido y críticas internas por el papel jugado por el tridente formado por el número dos del partido en Andalucía, Manuel Buzón, la responsable de Programas y Áreas Sectoriales regional, Elena Sumariva, y la subdelegada de Acción Institucional en Málaga, Teresa Pardo.

Una parte de la formación naranja en la provincia se muestra muy crítica con la negociación llevada a cabo por Pardo en este asunto ya que no entendían que se diera más poder al PP a cambio de nada tras haberles apoyado en la moción de Rincón de la Victoria. Además, desde la dirección andaluza que lidera Juan Marín, algunas fuentes apuntan a que frenaron la moción porque se estaba visualizando en demasía que Ciudadanos se ha convertido «en una muleta» del PP de Elías Bendodo en Málaga, provincia donde los naranjas esperan crecer en las próximas citas electorales.

A punto de cumplirse un mes desde que dejó oficialmente la secretaría general del PSOE de Málaga tras nueve años en el cargo, Miguel Ángel Heredia asume un nuevo cargo orgánico, aunque de un perfil bajo. El diputado malagueño ha sido elegido presidente de la agrupación de Campanillas en la capital, donde milita y en la que ha sido nombrado nuevo secretario general, Rubén Viruel, actual técnico socialista en la Diputación Provincial.

Dentro del proceso de renovación de las direcciones locales socialistas, el próximo 29 de noviembre tendrá lugar la asamblea de una de las agrupaciones más importantes de la provincia, la Centro de la capital. Marta Rueda, su hasta ahora secretaria general no repetirá en el cargo, y suena con fuerza para sustituirle quien ya ocupó ese puesto hace unos años: Rafael Granados, que fue concejal de la capital entre 1999 y 2011 y que ocupó el cargo de Planificación y Promoción del Deporte de la Junta de Andalucía.

Granados, que es ahora presidente de la agrupación Centro, ha entrado en la nueva ejecutiva provincial de José Luis Ruiz Espejo como secretario de Organización del Territorio y Vivienda y durante todo el proceso orgánico a nivel federal y regional ha sido leal a Susana Díaz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos