PP y PSOE sitúan a Bendodo y a Daniel Pérez en la carrera a la alcaldía de Málaga

EL RESERVADO

Todo apunta a que Cassá repetirá como cabeza de lista de C'S. Podemos e IU buscan una confluencia, mientras que la incógnita es Málaga Ahora

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Faltan algo menos de dos años para la celebración de las elecciones municipales de 2019. Aunque los partidos políticos no quieren aún hablar pública y oficialmente de esta cita con las urnas, ya empiezan a emitir señales sobre quiénes pueden ser sus candidatos a la Alcaldía de Málaga en dichos comicios. La designación oficial de los cabezas de cartel, mediante primarias o elección directa, no se producirá hasta la segunda mitad de 2018 o el inicio de 2019 en función de los calendarios internos de cada formación, pero los movimientos ya son palpables y evidentes. La margarita de las candidaturas se ha empezado a deshojar.

El PSOE ha lanzado esta semana una primera señal con la reestructuración de su grupo municipal en la Casona del Parque -de donde han salido María del Carmen Moreno, hasta ahora portavoz, y Estefanía Martín Palop, viceportavoz, para ocupar altos cargos en la Junta de Andalucía- y el nombramiento de Daniel Pérez como nuevo portavoz. Una designación que sitúa a este político forjado en las Juventudes Socialistas en la primera línea para la candidatura socialista a la Alcaldía en las próximas elecciones municipales. Representante de una nueva generación política y bien visto, en líneas generales, por las distintas 'familias' del socialismo malagueño, Pérez tiene ante sí en estos dos años el reto fundamental de consolidarse como líder de la oposición como paso previo para encabezar la candidatura y ser visto por las bases como un aspirante con garantías. Según los estatutos socialistas, la elección del candidato a la Alcaldía de las grandes ciudades se debe hacer por primarias entre los militantes -unos 1.400 en la capital.

Pérez se ha convertido en la cabeza visible del PSOE en el Ayuntamiento tras dos años de vaivenes en el grupo -primero se marchó María Gámez, dos veces candidata a la Alcaldía, y luego su sustituta como portavoz, Moreno- y una situación en la que el grupo socialista, con nueve ediles, no ha logrado erigirse en el principal partido de la oposición al equipo de gobierno popular. El nuevo portavoz deberá, por un lado, asentar ese papel y, paralelamente, ofrecer una imagen de alternativa de gobierno si quiere ganar al PP los comicios municipales.

En el PP nadie duda de que su próximo candidato a la Alcaldía será Elías Bendodo, presidente provincial del partido y de la Diputación. La cuestión que está sobre la mesa desde el inicio del mandato es si el actual regidor, Francisco de la Torre, va a facilitar el proceso de transición marchándose antes de que acabe la legislatura. Esta opción, al menos de momento, parece descartada entre las filas populares y por el propio alcalde.

De la Torre, a quien el PP intentó el pasado año apartar de la Alcaldía ofreciéndole encabezar la candidatura al Congreso en las elecciones generales del 26 de junio de 2016, confirmó el pasado diciembre las declaraciones de su esposa, Rosa Francia, en un programa de radio de Cope en las que dijo que su esposo le había dicho que «no tiene ninguna intención» de presentarse en 2019. Esta declaración de intenciones, reiterada por el regidor esta semana durante la rueda de prensa de balance del ecuador del mandato, donde dijo que «lo lógico» es que no repita, ha situado a Bendodo en la posición de salida para se cabeza de cartel. Así, en los últimos meses ha intensificado su agenda de actos en la ciudad y sus pronunciamientos sobre asuntos de la capital caso del metro; es decir, ha iniciado su particular 'campaña' para la Alcaldía.

Los populares tienen previsto elegir oficialmente a su cabeza de cartel en la primavera de 2018 -un año antes de los comicios-. En ese momento y si no se ha producido la marcha del alcalde, el PP tendrá que gestionar la bicefalia de tener Francisco de la Torre en activo y candidato, Elías Bendodo, ya nombrado. Cuestión distinta sería que De la Torre repitiese como aspirante a repetir en el cargo, aunque esta opción no se puede descartar al cien por cien parece, a día de hoy, improbable.

De confirmarse las señales que emiten los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE estrenarían candidatos a la Alcaldía en 2019. No sería el caso de Ciudadanos, donde todos los indicios y las fuentes consultadas apuntan a que Juan Cassá repetirá como cabeza de cartel en las próximas municipales. La formación naranja está jugando un papel clave en este mandato como llave de la gobernabilidad en la Casona del Parque y Cassá está jugando sus bazas.

Las normas internas de Ciudadanos establecen que el número uno a la Alcaldía de las grandes ciudades debe ser elegido por primarias y a las mismas se presentará Juan Cassá. Y lo hará con el aval del líder nacional de la formación, Albert Rivera, quien el pasado marzo, en una entrevista con este periódico elogió el papel de oposición que su portavoz en el Ayuntamiento estaba desarrollando e incluso pronosticó que Cassá tiene posibilidades de ser alcalde de Málaga. Una 'bendición' en toda regla sobre cuál es la preferencia del presidente nacional del partido.

Respecto a IU y Podemos -formación que en 2015 no se presentó bajo sus siglas sino a través de marcas blancas como Málaga Ahora-, ambos partidos, junto a Equo, llevan semanas explorando opciones y sondeando las posibilidades de crear una candidatura de confluencia para presentarse en las elecciones municipales de 2019. Una opción que es bien vista por las direcciones regionales de estas formaciones.

Así el pasado mayo protagonizaron un acto conjunto en la plaza Ciganda de El Palo en la que estuvieron presentes Alberto Montero, secretario general de Podemos en Málaga y diputado nacional; Eva García Sempere, diputada de IU; los ediles Juan José Espinosa, de la formación morada, y Eduardo Zorrilla, de IU-Málaga para la Gente -la coalición bajo la que Izquierda Unida se presentó a las elecciones municipales de 2015 junto a Alternativa Socialista y Alternativa Republicana-; y la co-portavoz de Equo en Málaga Isabel Herraiz.

Este acto, bajo el nombre 'Encuentro por el cambio', supuso «un primer paso de encuentro y colaboración entre distintas fuerzas políticas llamadas a confluir, junto a otras organizaciones, en las próximas elecciones municipales», según destacaron en un comunicado. Sobre el candidato es prematuro aventurar su nombre ya que, previsiblemente, deberá ser elegido por primarias, aunque en las quinielas aparecen Montero y Zorrilla.

Respecto a los actuales grupos con representación en la Casona del Parque, la gran incógnita es el futuro de Málaga Ahora, la coalición apoyada en 2015 por formaciones como Podemos, Equo o el Partido Humanista y organizaciones como las mareas verde por la educación pública, y que, a día de hoy, ve cómo algunas de esos partidos le están retirando su apoyo. Una circunstancia que hace difícil predecir su estrategia política cara a las próximas elecciones municipales, aunque todo parece indicar que esta grupo, que actualmente tiene tres escaños, se presente a los comicios y que su cara más visible, Ysabel Torralbo, portavoz en la Casona del Parque, repitiera como candidata a la Alcaldía.

Fotos

Vídeos