El paraíso oscuro

Los informes de los médicos forenses no revelan la visión del paraíso

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Anteayer se cumplieron 58 años de la muerte de Albert Camus a los 46. Ya había ganado el premio Nobel de literatura y escrito 'El extranjero', 'La peste' y 'El primer hombre', manuscrito inacabado que llevaba en el momento de su muerte oscura. Había nacido en Argelia de padre francés y madre española. Murió en un accidente de coche en el sur de Francia pero diferentes indicios apuntan al asesinato. También anteayer se hizo público el resultado de la autopsia practicada a Mohamed Bouderbala, nacido en Argelia hace 37 años y muerto la semana pasada en la cárcel de Archidona, convertida en Centro de Internamiento de Inmigrantes de Málaga, CIE, CIE que en realidad no existe porque cerró hace 4 años rodeado de irregularidades. La cárcel de Archidona tampoco es cárcel aún y Mohamed Bouderbala no era preso aunque lo era sino solicitante de asilo. El mismo día fatídico se conocieron los datos preliminares de la autopsia de Diana Quer, que indica que no sufrió violencia sexual, muy probablemente porque fue matada al oponer resistencia. Si no se hubiese resistido a lo mejor estaría viva, aunque violada y tal vez leyendo atónita comentarios de quienes dudarían de su testimonio. Antes de ser secuestrada otro hombre que no tenía nada que ver con su asesino le soltó un piropo inquietante: te voy a llevar conmigo. Se lo escribió en un mensaje a una amiga. La autopsia de Mohamed Bouderbala deja clara que la muerte se ha debido a un suicidio, pero no explica cómo un hombre que nació en la segunda guerra argelina (la primera la vivió Albert Camus) y que años después de terminada la sangrienta guerra fraticida se embarcó en esa batalla que supone cruzar el mar («esa otra muerte», escribió Borges) decide poner fin a su vida cuando ha llegado a la tierra prometida, aunque fuese recluido como eran recluidos por los franceses los republicanos españoles que huyeron a la Argelia francesa tras la guerra civil española.

Apenas dos días antes había muerto Aurelia Doina, una mujer sola. Vivía en una residencia y la trasladaron a los servicios de urgencias del hospital de Úbeda, donde permaneció 12 horas olvidada hasta que fue encontrada muerta. Había nacido en Rumanía 6 años antes de que muriese Albert Camus. Vivió los primeros años de la dictadura abierta de Ceaucescu y los últimos de la terrible dictadura de Ceaucescu y la Securitate. Seguramente España también constituyó para ella una suerte de paraíso y ninguna autopsia podrá desvelar qué vio en la sala de urgencias cuando iba dejando de ver, dónde creía estar, preguntándose quizá por qué estaba sola, por qué tanta gente está sola, por qué muere la gente así, en supuestos paraísos que los liberarían del infierno vivido.

Esta madrugada han venido los Reyes y han llegado las lluvias y yo hablando de muertos mientras los niños han madrugado todavía más para acercarse a un sofá poblado de paquetes envueltos en papel de regalo, aunque lo cierto es que hablo de lo mejor del mundo: este paraíso oscuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos