Paisaje de pactos

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Marbella ha resuelto su culebrón veraniego en la misma noche en la que comenzaba agosto y no pocos políticos con las maletas ya preparadas han agradecido que el asunto no se haya dilatado más de la cuenta. Desde hace dos años se sabía que OSP, el grupo independiente de San Pedro al que se suele confundir con una fuerza independentista pese que a la segregación no figura entre sus objetivos declarados, iba a hacer balance y a tomar decisiones una vez que se alcanzara el ecuador del mandato municipal. Decidirían, transcurridos dos años desde que pactaron con el PSOE e Izquierda Unida un gobierno en minoría en el Ayuntamiento de Marbella, si mantenían viva esa alianza hasta el final o la rompían para irse con el PP, la fuerza mayoritaria que se quedó a un concejal de gobernar por un tercer periodo consecutivo.

Se esperaba un debate de trámite, porque su experiencia como fuerza de oposición durante el segundo gobierno de Ángeles Muñoz dinamitó puentes de entendimiento, pero las tensiones internas y la incomodidad de gobernar a tres dependiendo además de una cuarta fuerza para sacar adelante los asuntos sustanciales causaron un desgaste que hizo albergar expectativas de un posible vuelco político.

No habrá moción de censura porque por un ajustado margen el partido sampedreño decidió seguir donde estaba, pero lo ajustado de la votación en la que se optó por continuar en el gobierno tripatito y las negociaciones más o menos discretas de las últimas semanas demuestran que la crisis política llamó a las puertas de Marbella y que su gobierno a punto estuvo de tambalearse.

En política nunca hay situaciones definitivas, pero es posible que pase algún tiempo hasta que se vuelvan a ver gobiernos municipales, y no municipales, con mayorías absolutas. La aparición de nuevos partidos y la pérdida de confianza en los tradicionalmente mayoritarios han dibujado un paisaje que nos acompañará durante algún tiempo.

Las negociaciones que han tenido lugar en Marbella en estos días formarán parte, con toda seguridad, de ese paisaje y por eso estaría bien que se asumieran con normalidad. Cuando un partido, o algunos de sus miembros, en aras de una pretendida discreción, intentan ocultar el contenido de las conversaciones, niegan la existencia de reuniones que se han producido o se están por producir o, como en el caso de los sampedreños, encubren la identidad de las personas que tienen que tomar una decisión como si de una organización clandestina se tratara, no hace más que levantar sospechas sobre una situación que a partir de ahora habrá que tomarse como habitual. En democracia las formas no son menos importantes que los contenidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos