LAS OBRAS DEL CALVARIO

JACQUELINE CAMPOS

LOS vecinos de Marbella han recibido información detallada acerca de las obras que los operarios municipales han venido acometiendo en la ciudad, desde que los actuales responsables de este área tomaran las riendas hace ahora dos años. Y en estas explicaciones a los potenciales votantes, también se ha hecho alusión a las obras que desde hace varias semanas lleva avinagrando el estómago de viandantes y empresarios que tienen sus negocios en las zonas afectadas. Es justo señalar que se han puesto en marcha obras de renovación y reformas tan necesarias para el óptimo mantenimiento de calles del centro y de los barrios. Así lo han manifestado en todo momento los sufridores más directos, pero también ha terminado con la paciencia del común de los mortales y, lo que es peor, con la ilusión de los cada vez menor número de empresarios que esperan al verano para poder hacer un balance de cuentas que salve dignamente el año.

De la imagen que se tienen que llevar los turistas a la entrada de la considerada como la ciudad más elegante y soleada de la Costa del Sol, según la web de viajes más grande del mundo, al toparse con vallas, hormigoneras y calles cortadas en plena temporada de verano, es mejor no entrar en hacer ninguna valoración. Ahora bien, en la problemática que se le plantea a los comerciantes, restauradores y hoteleros que viven de cara al turista en temporada alta, aquí si que se deberían haber tenido en cuenta los intereses de estos contribuyentes. ¿Tan difícil es planificar los tiempos de ejecución de unas obras? Hasta el más inexperto entiende que los trabajos de remodelación integral, el levantamiento completo de una calzada, la instalación de colectores, la colocación de bordillos, el asfaltado y el suma y sigue, pueden dilatar el periodo establecido.

Si la primera intención era la de minimizar las molestias a los vecinos de Marbella y a los usuarios de los locales, nada más lejos de la realidad. Lo único que se ha conseguido es crear un enfado generalizado en todo el mundo al ver media Marbella levantada en pleno mes de julio. Las obras en la arteria principal de la ciudad, en la calle Calvario, Nuestra Señora de Gracia, aunque estén finalizadas o a punto de terminar, han suscitado todo tipo de críticas por la falta de información y de previsión. Aunque el fin de todo esto sea transformar la ciudad y 'dar respuesta a las reclamaciones históricas de los vecinos', que repito nadie duda de ello, los medios quedan sin justificar.

En resumidas cuentas, los comerciantes están molestos porque los trabajos acumulan un retraso considerable y los peatones andan como pueden por estos tramos afectados con la paciencia agotada de ver Marbella con estas pintas. Pero vamos, que en todas partes cuecen habas y no está de más recordar que ni es la primera vez que el núcleo principal de Marbella o San Pedro Alcántara se ha visto afectado por situaciones parecidas, ni tampoco será la última, amén de las obras que fracasan o nunca llegan.

Fotos

Vídeos