Nuevos ciudadanos

La Ola

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Una nueva vuelta de tuerca en esta imparable revolución ha transformado a los turistas en viajeros y avanza a pasos de gigante hacia la conversión de éstos en ciudadanos por unas jornadas de cada lugar en el que recalan. A simple vista pueden parecer simples matices, pero al profundizar se constata que esta nueva tendencia obliga aún más a los destinos a planificar cómo crecer sin que estos nuevos visitantes que ansían convertirse por unos días en malagueños generen fricciones con unos nativos que aportaban a la industria turística el valor añadido de su hospitalidad y amabilidad hacia el que llega de fuera. Y es que aunque el turismo vive un ciclo de recuperación, con registros históricos, las nuevas formas de viajar tienen que poner en alerta a los destinos para activar los mecanismos y las acciones con las que velar, por encima de cualquier otro aspecto, por una feliz convivencia del turista con el ciudadano y de éste con el visitante. De ello va a depender en gran parte que se sigan cosechando récords o que se muera de éxito. Las estrategias a adoptar no se pueden hacer esperar porque el nuevo viajero ya está aquí. Desde la Organización Mundial del Turismo (OMT) instaban la semana pasada a ser imaginativos y a poner en marcha medidas creativas con las que hacer frente a esta creciente economía colaborativa, que se ha convertido en un pilar clave de esta profunda transformación. Se avecinan nuevos tiempos y el problema no es adaptarse a ellos, en lo que la Costa del Sol tiene una larga y exitosa trayectoria, sino hacerlo ya. No hay mucho margen para debatir y el poco que queda debe ser empleado en buscar el máximo consenso sobre las actuaciones que deben emprenderse a la velocidad que el turista se ha convertido en viajero y aspira a ser ciudadano de cada destino que visita.

Por cierto, un visitante que agradecería tanto como los empresarios una reducción del IVA al más puro estilo de cine. Fue una promesa del PP para cuando la economía lo permitiera. A la vista está, con la rebaja para el sector del cine, que las cosas están cambiando, pero no para el turismo. ¡Menos mal que es el pilar económico!

Fotos

Vídeos