El nuevo hospital

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Que Málaga necesita la construcción de otro hospital público es una realidad incontestable. La red hospitalaria del SAS en la capital malagueña necesita un impulso que la sitúe en el lugar que le corresponde. El Hospital Regional Carlos Haya (en el que se incluyen el Materno y vetusto Civil) ya no da más de sí ni por arriba ni por abajo. El Clínico, pese a la reforma experimentada hace unos años que lo hizo más funcional y a la apertura reciente del centro hospitalario del Valle del Guadalhorce, también soporta una presión asistencial excesiva y sus costuras pueden estallar el día menos pensado. Además, no hay que tener vista corta y caer en lo de pan para hoy y hambre para mañana. Hay que ser de miras largas y garantizar no solo el presente, que es el que es y no es precisamente el idóneo, sino el futuro. Las medidas a corto plazo deben ir siempre acompañadas de otras a medio y largo plazo para lograr un soporte que sostenga con solvencia la atención que se merecen los pacientes. Como quien avisa no es traidor, traigo a este artículo la advertencia de que al proyecto del nuevo hospital no hay que ponerle palos en la ruedas. Ya tenemos demasiados ejemplos en Málaga de torpedos a la línea de flotación de numerosas iniciativas, que murieron antes de nacer por comportamientos cainistas en los que predominó el interés particular sobre el general.

Ese nuevo centro hospitalario debe contar con el consenso y el beneplácito de todos los sectores de la ciudad, que por una vez, y que sirva de precedente, tienen que ser del mismo equipo y remar al unísono para que la nave avance. Esta vez no se pueden admitir disputas que hagan zozobrar el barco ante de partir del puerto. Aquí solo vale meter el hombro y allanar todos y cada uno de los posibles escollos que surjan. Los grupos de trabajo que preparan el documento sobre cómo tiene que ser el hospital y dónde hay que construirlo, aparte de poner su empeño y de esmerarse en la labor, precisan del apoyo del Ayuntamiento, cuya misión es buscar el suelo necesario para erigir el edificio en caso de que se desestime levantarlo en el terreno de los aparcamiento del Hospital Civil. De la Diputación y de la Universidad solo cabe esperar la máxima colaboración, así como de los colegios profesionales sanitarios, de los colectivos sociales, de los sindicatos y de la ciudadanía en general. A la Junta de Andalucía hay que exigirle, por supuesto, que aporte el dinero que haga falta para que el hospital esté en marcha cuanto antes. Si no es así, todos tendremos la culpa del fracaso. Pero unos más que otros.

Fotos

Vídeos