NUEVO ESCENARIO

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Esta semana hemos sabido que la Junta de Andalucía trabaja en la puesta en marcha de un sistema que permita conocer el negocio que están generando las viviendas turísticas. Un nuevo alojamiento que desde hace quince meses cuenta con una normativa que lo convierte, a aquellas que se inscriben en el Registro de Turismo y cuentan con los requisitos establecidos en la norma, en una oferta reglada, como lo son los hoteles, los apartamentos turísticos, los Campins o las casas rurales.

Las dimensiones que alcanza este negocio es una incógnita, pero a tenor del volumen de viviendas y de plazas que han inyectado al mercado ya se puede calcular que en ciudades como la capital malagueña o en Marbella la capacidad de carga de turistas se ha más que duplicado en poco más de año y medio. Y es que el volumen de camas de viviendas vacacionales supera ya en estos municipios a las hoteleras. Lo que pone de manifiesto que en estas localidades cuentan ahora con el doble de plazas para albergar turistas, una cifra que se dispara incluso en otros puntos de la provincia y que obligará a los respectivos ayuntamientos a comenzar a pensar que es urgente establecer una estrategia para planificar bien esta nueva capacidad de carga de viajeros de los destinos.

Con la consideración, además, de que este fenómeno acaba de empezar a eclosionar, pero la alta demanda, con una ocupación del 90% en agosto y unas inmejorables expectativas para este mes de septiembre, apunta a que se consolidará. Es la hora de poner el foco en cómo conseguir que esta nueva alternativa sume y evitar pinchar la burbuja.

Fotos

Vídeos