NUEVAS CARAS ALREDEDOR DE DÍAZ

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Una vez despejado el horizonte para la renovación como secretaria general del PSOE andaluz de Susana Díaz sin urnas a la vista, el congreso regional de este partido fijado para el último fin de semana de julio se presenta sin muchos alicientes. Hasta la fecha Díaz no ha despejado quién le acompañará en la nueva ejecutiva. Los nombres de Juan Cornejo, actual número dos como secretario de Organización, y de Mario Jiménez, portavoz en el Parlamento y exportavoz de la Gestora, siguen ahí en el candelero, pero ninguno sabe o dice no saber nada sobre si renovarán o no en sus respectivos cargos o mudarán de sitio. En cualquier caso, Díaz no los dejará fuera de juego. Conocido es que la presidenta de la Junta compensa siempre la fidelidad, como ha quedado probado con la recolocación de los exconsejeros José Sánchez Maldonado y Adelaida de la Calle. En el caso de Cornejo y Jiménez, quemados como todos los hombres de su mesa camilla de las fracasadas primarias nacionales, con más motivo. Son también dos de las personas que más se han batido el cobre para que ganara el liderazgo nacional.

Seguirán, no se sabe en qué lugar. Se habla de que Díaz recupere el cargo de vicesecretario general. Pero sí ha trascendido la necesidad de Susana Díaz de renovar su liderazgo con caras nuevas a su alrededor también en el PSOE como lo ha hecho en el Gobierno de la Junta para recuperar su imagen.

Una pista evidente de este deseo fue cómo se presentó en la sede regional del PSOE la tarde del sábado día 1 de julio en la que se confirmó que es la única candidata a la secretaría general por ser la única en conseguir los avales.

Díaz bajó las escaleras rodeada de las cuatro mujeres que habían depositado los avales por la mañana, tres de ellas jóvenes diputadas autonómicas, María Márquez, Ángeles Ferris y Beatriz Rubiño, y la diputada nacional y exconsejera de Medio Ambiente María Jesús Serrano.

Todas ellas, junto a Verónica Pérez, la secretaria provincial de Sevilla, y el alcalde de esta ciudad, Juan Espadas, rodearon a Susana Díaz en su confirmación como secretaria general del PSOE andaluz. Díaz nunca descuida sus apariciones estelares y menos quiénes deben acompañarla en ellas. En esta ocasión no es casual que además prefiriera que abundaran las mujeres, muchas veces escasas en su entorno más inmediato. Y además casi todas ellas desconocidas para la mayoría. Durante su campaña a las primarias nacionales la presidenta andaluza ya se quiso presentar como la candidata de las mujeres.

En los días próximos se conocerá si alguna de ellas ocupará algún puesto destacado en su futura ejecutiva o serán otras u otros. En el Parlamento cobró mucha presencia en los últimos meses la diputada gaditana Noelia Ruiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos