'Nohacefalta'

LA ROTONDA

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Tras el éxito de público y crítica del artículo que le dediqué la semana pasada al maestro liendre, hoy profundizo en la cuestión para hablarles de uno de los más célebres discípulos del primero. Se trata del profesor 'Nohacefalta', también conocido como 'yesopaqué', 'menudoderroche' y 'selohabránllevadoencomisiones'. Ya se imaginarán cuáles son sus temas favoritos: los mismos que los míos, sólo que entendidos al revés. Estos doctos opinadores, que se caracterizan por su cortoplacismo innato, tuvieron los 15 minutos de gloria a los que todo el mundo debe tener derecho (Andy Warhol) durante la crisis, cuando en Málaga se iban inaugurando infraestructuras iniciadas años atrás y que, dada la situación económica, no arrancaban en su mejor momento.

Todo un visionario, el Nostradamus malaguita, cuando vaticinó que la segunda pista del Aeropuerto era un gasto inútil de dinero y nunca sería necesaria. Todavía recuerdo los comentarios en la web de SUR cada vez que daba una noticia relacionada con el nuevo campo de vuelos. A saber qué haríamos ahora para recibir a más 16 millones de pasajeros en 2016, y creciendo mes a mes, si se hubiera hecho caso a semejantes visionarios.

El tema preferido del sabio en cuestión, como no podía ser de otra manera, es el metro, y todavía le dedica grandes esfuerzos a negar que en una ciudad de 600.000 habitantes, con avenidas pequeñas y con un tráfico endiablado, sea necesario un medio de transporte con plataforma reservada, ya sea soterrado o en superficie. Para mí, personalmente, siempre habría sido mejor la segunda opción, que es la que se planteó inicialmente, y que se fue enterrando por decisiones más políticas que técnicas. Pero, en fin, que se lo digan ahora a los más de cinco millones de viajeros que ya lo utilizan; y sobre todo, a los 20 millones que está previsto que lo puedan usar cuando de una puñetera vez se termine y llegue al Centro. También, a los que alquilan o venden sus casas y lo anuncian como «próximo a la estación del metro».

Obviamente, tampoco hacía falta la Hiperronda de circunvalación de la capital (palabrita del Niño Jesús que hubo quien la rechazó) ni la autopista de Las Pedrizas, pero ha llegado el verano de la recuperación y vuelve a haber retenciones kilométricas en las carreteras de Málaga. ¿Se imaginan hasta donde llegaría el caos circulatorio, si no existieran estas alternativas?

Viene todo esto al hilo de la autocomplacencia en la que se han instalado algunos dirigentes políticos, que dan por hecho que aquí ya vamos sobrados, que no hay que seguir invirtiendo; con un cortoplacismo que estrangula las posibilidades de desarrollo a largo plazo de una de las regiones más pujantes de Europa. El tren a Marbella, una nueva circunvalación de la Costa... Podría enumerar muchos más proyectos, pero ¿para qué? Si no hacen falta...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos