Nacionalidades

Hay personas de siete países que no nos visitan

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Personas de 183 nacionalidades usaron la aplicación de Uber el verano pasado en Málaga. Así justifica su director nacional el desembarco este verano de 200 vehículos en la Costa del Sol. Presumen en Uber de que sus coches son cómodos y sus chóferes limpios y agradables, como 'aprovechategui' Rivera. Los taxistas intentarán que esos vehículos no resulten tan cómodos, pues viven el desembarco como una intromisión inaceptable, que es lo que le ocurre a Rajoy Brey con Rivera. Lo más sorprendente de todo es que haya tantas nacionalidades. Las metes en Blanes y a Quim Torra le da algo. En el mundo hay 190 países cuya soberanía es indiscutible. Algunos más no son reconocidos por todos. Hay por tanto personas de siete países cuyos habitantes o no vienen a la Costa o, si vienen, prefieren el taxi a Uber. O ir andando. En Torremolinos hay censadas personas de 130 nacionalidades. La carga máxima que soportan los ascensores deberían estar indicadas en los idiomas de todos esos países. Lo malo es que las placas de esos ascensores ocuparían mucho espacio y pesarían lo suyo, por lo que la carga máxima sería mínima. La policía ha detenido en Marbella a un fugitivo británico que usaba 75 identidades, ¿no habrá sido éste el que llamaba a Uber cada vez usando un pasaporte diferente? Es como lo de la encuesta encargada por el PP en Málaga que les sitúa como claros ganadores, ¿no habrán llamado siempre al mismo?

Suelo responder las encuestas porque quienes las hacen están trabajando y me pongo en su lugar. Incluso me pongo en otros lugares. Me preguntan mi edad y a veces no les sirvo. Me explican que ya han cubierto ese tramo de edad y sólo necesitan una señora de cincuenta y cinco a sesenta. Entonces me ofrezco como señora de cincuenta y siete pero no suelen aceptar. Son unos profesionales. No sólo es fácil ser durante un rato una señora de cincuenta y siete sino que es necesario. Si pudiéramos observar el mundo con la mirada de otra persona comprenderíamos muchas cosas. Los adolescentes que queman parques infantiles deberían acordarse de sus primos pequeños igual que nosotros nos acordamos de sus familiares que ya murieron. ¿Qué ve una señora de cincuenta y siete cuando mira lo que yo miro? Trato de ponerme en el lugar de ellas y trato también de que no se me cuelen en la frutería. En la frutería donde compro hay unas cuantas nacionalidades y después está la fruta, que viene de todas partes. Para la fruta soy como Torra y sólo quiero la de aquí. Es fresca y no ha necesitado de barcos y aviones para llegar hasta la mesa. Amazon quiere traernos la fruta a casa y los libros y todo. Se nos olvidará el placer de mirar la fruta y los libros en sus estantes. Lo aparentemente más cómodo no siempre es lo mejor. En el Campo de Gibraltar también hay unas cuantas nacionalidades y parece que algún que otro cártel. Os deseo que no os inviten a ninguna comunión por allí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos