Mujer y deporte

José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

La nostalgia suele ir asociada a cierta tristeza, como un desconsuelo, rescatada del limbo de la mente en forma de sentimiento añejo. Sin embargo, a veces no percibo esa sensación de vacío. Más bien, al contrario. La añoranza de personas que un día fueron importantes en tu vida, que compartieron momentos inolvidables a través de gestas narradas de forma apasionada, de proezas que tuviste el privilegio de contar, aparecen como gratos recuerdos en la memoria, que por naturaleza suele ser traicionera. Nunca te puedes fiar del pasado, se reviste de presente o futuro para confundirte a través de vivencias que nunca existieron. Viene esto a cuento del aniversario -una palabra preciosa para algunos y odiada por muchos por lo que del recuento del tiempo supone- de la cumbre hollada por el Atlético Málaga con la conquista de la Liga, la Copa de la Reina y la Supercopa. Nunca se vio algo parecido en el deporte local. Jamás se alcanzó tal cima en Málaga. ¡Qué paradoja! Mujeres y deporte, un cóctel amargo por la abismal diferencia que presenta su comparación con los hombres en idéntica pasión.

Y echo la vista atrás y me acuerdo del sacrificio de esas jóvenes con las que conviví y a las que entrevisté para ensalzar sus desventuras en la élite y cuya generosidad pocas veces es reconocida. El entusiasmo por el fútbol, en este caso, que desprendía el grupo humano que formaba el Atlético Málaga contrastaba con el esfuerzo que suponía para la mayoría de esas mujeres jugar y trabajar, divertirse en el campo y deslomarse luego en sus respectivos lugares de trabajo. Hubo muchos casos entonces y también ahora de ese desdoblamiento de la personalidad que jamás se le demanda a los hombres, aunque dos décadas atrás seguro que era más difícil. María Peláez en natación, Dana Cervantes en pértiga, Ester Sanz en bádminton, Carolina Navarro en pádel, Theresa Zabell en Vela, Mari Carmen Barea en hockey sobre hierba, Elena Benítez en taekwondo, el equipo de baloncesto del Caja de Ronda que nunca pudo completar su sueño de jugar en la élite pese a ganarse el derecho en la pista...

Tantos casos y cosas que contar de lo que le cuesta a la mujer ver sus éxitos en los medios de comunicación que recuerdo con melancolía lo vivido veinte años atrás con tantos pasajes de éxito. La iniciativa de SUR de crear un consejo asesor para velar por la igualdad en la información deportiva es una forma de agradecerles a las mujeres su constante espíritu de superación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos