Minoría de sanchistas en el congreso del PSOE

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Pedro Sánchez quiere tender puentes con Susana Díaz, pero en el congreso que revalidará el liderazgo de la presidenta en el PSOE andaluz, y él clausurará el próximo domingo, habrá pocos de sus seguidores andaluces. De existir el sector sanchista, este estará representado en el cónclave regional por solo 30 delegados (a falta de lo que se decida hoy en Córdoba) de los 442 elegidos ayer. Solo un 6,7 por ciento. Una minoría que resulta extraña cuando en las primarias que ganó Pedro Sánchez en Andalucía le respaldaron más de un 31% de militantes.

Además, el modo en que han sido elegidos los 30 sanchistas ha sido muy dispar. En Sevilla, la provincia con más delegados y más movilizada en apoyo de Pedro Sánchez, a la que pertenecen además de Susana Díaz, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Quico Toscano, los puntales andaluces del secretario general, no hubo lista de consenso como en el congreso federal.

Los sanchistas declinaron presentar una alternativa, una vez que tampoco había mucha disposición por parte de la dirección provincial para una candidatura de unidad. Voces oficialistas anotan que no presentaron candidatura porque no tenían garantizado el 20% para verse incluidos en la lista definitiva de 101 delegados.

En Cádiz, a cuya agrupación pertenece el número dos de Díaz, Juan Cornejo, y su vicepresidente, Manuel Jiménez Barrios, los sanchistas hicieron algo más de ruido. Presentaron una alternativa y lograron 13 representantes frente a 36 de los susanistas, un 26%. En Almería y Jaén hubo dos listas, pero los sanchistas no lograron delegados. La tercera versión la protagonizó Málaga, donde hubo una lista de consenso y 13 representantes también del sanchismo.

En definitiva, sobre el 90% de los delegados son afines declarados a Susana Díaz. Fuentes socialistas también hicieron hincapié en subrayar el respaldo a la gestión política de la secretaria general en igual porcentaje.

Pero bajo esta calma chicha se cuece alguna tormenta. En Cádiz unos 40 militantes (el 19,5% del congresillo) votaron en contra del informe de gestión de la secretaria general. Incluso una de las dirigentes cercana a Sánchez, María Jesús Castro, tuvo una intervención muy crítica con Susana Díaz para pedir la censura de su labor, según fuentes socialistas. En Sevilla, también hubo un 14% que votó en contra o se abstuvo.

En definitiva, el congreso regional se celebrará con Sánchez, pero con una minoría de sanchistas. Díaz se asegura así que la votación a los órganos de dirección y al documento político que se someta a referéndum tenga poca contestación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos