Marta España

La letra para el himno de Marta Sánchez tiene toda la pinta de haber sido escrita como mucho en dos tardes

Txema Martín
TXEMA MARTÍN

Como si fuera otra mágica conjunción planetaria, con pocas horas de diferencia respecto al escándalo nacional perpetrado por la cantante Fergie en una final de la NBA entonando el himno de Estados Unidos como una gata dando saltos en la cama de un faquir, la española Marta Sánchez ha revolucionado lo que en principio parecía un apacible fin de semana con su improbable rol de letrista del himno nacional español. La letra que ha propuesto de manera espontánea la exintegrante de Olé Olé, y que hoy por hoy tiene la misma aceptación constitucional que una estelada, no es especialmente mala ni buena pero tiene toda la pinta de haber sido escrita como mucho en dos tardes, después de que la cantante afirmara haber tenido «una visión en Miami», detalle que aporta a toda esta explosión de pop un toque onírico y surrealista digno de ser subrayado. Se trata de la última aportación después de varios intentos frustrados de poner letra al himno español en los que ha participado, de alguna manera u otra, gente de lo más dispar como Eduardo Marquina, José María Pemán, Luis Alberto de Cuenca o Joaquín Sabina. Ahora la intérprete de 'Soy yo' entra en este grupo por derecho propio, revelada como salvadora de la patria nacional en una función que no le resulta extraña, ya que mítica fue su intervención un buen día de Nochebuena frente a las tropas españolas cantando 'Soldados del amor', produciendo un momento de televisión y erotismo inolvidable en la historia reciente de nuestro aciago país.

Mariano Rajoy, siempre dispuesto a darle pábulo a cualquier tema de conversación que no tenga nada que ver con la corrupción que dinamita su partido, tardó poco tiempo en felicitar a la cantante en las redes sociales y subirse al carro de la protagonista de 'Supernova'. Poco después, otros políticos del mismo espectro y también muy preocupados por las cosas que de verdad importan a los españoles se sumaron al entusiasmo; ya hay organizada una recogida de firmas para que entone su himno en la final de la Copa del Rey.

La propuesta de Marta Sánchez llega por supuesto aupada por los últimos acontecimientos de índole patriótica que de un lado y de otro se han ido tejiendo en nuestro país. La incipiente pasión nacional por el karaoke tampoco viene de ahora. El de España es uno de los tres himnos nacionales sin letra, toda una incomodidad a la hora de asistir a un partido de fútbol de la selección o de invadir cualquier país. Se trata por cierto de una canción que está protegida por sus derechos de autor. A pesar de que Aznar compró los derechos de explotación de la marcha por 130 millones de pesetas, el patriotismo no se librará de pasar por la caja de la SGAE hasta 2036. Resulta intrigante cuantificar los beneficios que la cantante de 'Desesperada' reuniría si esta monumental chorrada sigue adelante. A algunos les ha fascinado la idea. Hoy no existe el aburrimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos