Manda el descontrol

MANUEL CASTILLO

El Málaga pudo dar la campanada en el Bernabéu. Sin embargo, un penalti, que yo no vi como tal, dio al traste con los merecimientos de un equipo que va a más, al que ya se le había invalidado un gol por una extraña decisión arbitral y que, por su juego, hace concebir esperanzas de una notable mejoría. Cosas del fútbol, como diría aquel. Lo cierto es que el alocado y aberrante ambiente que vive el país por injerencias políticas parece trasladarse al fútbol con un constante descontrol en su desarrollo, léase Federación, clubes y hasta el colectivo arbitral. Cada cual maniobra por su cuenta y como consecuencia nadie sabe la hora que es. No hay jornada en la que no se produzcan errores de bulto ni día en el que los órganos futbolísticos discutan por elecciones, impugnaciones o suma de avales. Y, por supuesto, sus responsables andan a sus anchas sin ningún tipo de sanción ni propósito de enmienda.

En un alarde de 'valentía' ya se ha anunciado que la próxima temporada tendremos VAR. De haberlo tenido ya habría valido ese gol del Barcelona que vieron hasta los espectadores de la tribuna alta de Mestalla o no habría valido aquel gol del equipo azulgrana al Málaga cuando el balón había rebasado visiblemente el fondo antes de que el barcelonista centrara... Errores de bulto en cada jornada y que, conforme se acerque el final, pueden tener más graves repercusiones de ascensos o descensos cuando están en juego muchos millones y, en algunos casos, hasta hundimiento de clubes con larga historia. Mientras tanto, Guardiola (como Puigdemont) haciendo campaña desde el extranjero, el F. C. Barcelona sumándose al independentismo, y la gran mayoría de la gente a la que le gusta el fútbol deseando únicamente que su equipo gane. Y a la espera de que eso suceda nos conformamos con que despierten los goleadores y, en nuestro caso, que no haya más lesionados y se pueda llegar a enero lo mejor clasificado posible. Y a seguir esperando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos