MÁLAGA, OBJETIVO ELECTORAL PRIORITARIO

El reservado

La capital, en el top cinco de la dirección federal de Ciudadanos. La gota malaya de Dani Pérez. Los datos extrapolados del CIS en la provincia

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Málaga, por su población y por el desarrollo experimentado en los últimos años, se ha convertido en un objetivo prioritario para los partidos políticos cara a las próximas citas electorales. Así, en su hoja de ruta, Ciudadanos a nivel nacional ha situado la Alcaldía de la capital como una de las cinco ciudades en las que quiere gobernar tras los comicios locales del 9 de junio de 2019. Es lo que en el partido denominan el top cinco deJosé Manuel Villegas, vicesecretario general de la formación naranja y mano derecha de Albert Rivera.

Hace unos días se celebró en Córdoba una reunión de cargos electos de Ciudadanos en Andalucía donde participó Villegas. El dirigente naranja fijó como uno de los grandes objetivos del partido el próximo año gobernar alguna de las grandes ciudades como paso previo para afrontar las elecciones generales. Madrid, Valencia, Málaga, Valladolid y Zaragoza son las cinco capitales de provincia prioritarias para el partido liberal.

Mientras en el PP están a la espera de que Francisco de la Torre termine de deshojar la margarita sobre si se presenta o no -el plazo que se automarcó concluye en diez días-, en el caso del PSOE, la formación está a la espera de que la dirección federal convoque el proceso de primarias para elegir a sus candidatos a las Alcaldías de las grandes ciudades. En lo que respecta a la capital, a día de hoy todo apunta a que el cabeza de lista será Daniel Pérez, actual portavoz en la Casona del Parque y que siete meses después de ser nombrado para este cargo se ha asentado y, como una gota malaya, va calando entre la ciudadanía (las encuestas revelan un aumento de su conocimiento, aunque aún es bajo). A ello se unen triunfos políticos como que ha sabido enarbolar la bandera un asunto tan sensible para la ciudadanía como es la lucha contra las plusvalías municipales.

Esta semana hubo dos fotografías que ilustran el incremento de su peso político. Su primer gran acto desde que es portavoz junto a la presidenta federal del PSOE, Cristina Narbona, y el secretario general provincial, José Luis Ruiz Espejo, y sus confidencias con la todopoderosa líder del partido en Andalucía, Susana Díaz, tras la inauguración del foro Transfiere. El mensaje que la trasladó la presidenta andaluza fue que siguiera trabajando en la misma línea que lo venía haciendo hasta el momento; todo un apoyo explícito al joven político, que tiene, cada vez más, una línea de mayor fluidez con la mayoría de los consejeros de la Junta de Andalucía.

Por otro lado, en los cenáculos políticos malagueños se está moviendo en estos días una tabla con los datos elaborados por una consultora extrapolando a las diferentes provincias los resultados electorales de la última encuesta nacional del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En el caso de Málaga, se produciría un triple empate a tres escaños entre PP, PSOE y Ciudadanos, mientras que Unidos Podemos lograría dos actas en el Congreso.

Según estos datos, el PSOE sería el partido más votado si hoy se celebrasen unas elecciones generales con el 28,25% de los sufragios -1,2 puntos más que en los comicios de junio de 2016- y tres diputados (los mismos que tiene a día de hoy); el PP sería la segunda fuerza con el 26,53% de los votos -una caída de casi ocho puntos- y tres actas (perdería un representante); y Ciudadanos lograría el 25,37% de las papeletas (nueve puntos más que las últimas generales) y tres escaños, uno más. Por su parte, Unidos Podemos (aglutina al partido de Pablo Iglesias e IU) se quedaría con el 18,55% de los escaños, ligeramente inferior a lo logrado hace dos años, y mantendría sus dos actuales representantes en la Cámara Baja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos