MADRE NO HAY MÁS QUE UNA

Horizontes cercanos

La entereza de Luz Casal, que cuaja en el Teatro Cervantes uno de los más importantes conciertos de los últimos años.-El pasado día 21 de abril se conmemoró el 94 aniversario de la primera mujer que ejerció de concejal en Málaga, Teresa de Aspiazu.-Juan Vega firma esta semana el contrato para la realización de las dos primeras figuras del conjunto escultórico del Santo Suplicio

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Hoy, como tantos otros, mirará al cielo en este Día de la Madre y elevará unas flores simbólicas en forma de canción o de guiño o de rezo a esos horizontes infinitos donde descansan tantas y tantas con ella. Madre no hay más que una. El refranero popular es sabio, pero esa obviedad no es tal porque tiene un doble, o un triple significado. Hace muy pocos días, Luz Casal decía adiós a su madre, que a los 86 años dejó este mundo tras un paso cargado de virtudes y de afecto para con los suyos y con los demás. Fue un sábado cuando le decía el adiós definitivo, y el lunes pasado, día 30 de abril, apenas 48 horas después, se vino a su Málaga adoptiva para encerrarse en el Cervantes, cargada de emociones y de extrañas sensaciones, ante más de 1.200 personas, la mayoría de las cuales ignoraba la mala noticia. A ella, a Luz, no le ha gustado jugar nunca con el drama, y una vez más, así lo dijo, no lo hizo. Fue tan sincera como siempre, ni más ni menos, y en medio del sensacional concierto de casi tres horas, le dedicó una canción aún a riesgo de saber que a lo mejor la emoción le jugaba una mala pasada: 'Entre mis recuerdos', que escribiera como homenaje a su padre en los años 90, esta vez fue para su madre... Sonó como nunca antes, quizás porque salió del corazón y del alma dolida a partes iguales. El teatro respondió en pie a una de las intervenciones más sentidas que jamás se hayan visto en el egregio recinto, más hermoso que nunca, todo hay que decirlo. Fue una combinación perfecta, y quienes tuvieron (tuvimos) la oportunidad de conseguir una localidad antes de que se agotaran muchas semanas antes de la cita, eran conscientes de que habían asistido a algo único. Alberto Gómez escribía en su artículo de Opinión ('Luz' http://www.diariosur.es/opinion/luz-20180502004141-ntvo.html)de cada miércoles en este mismo periódico que «cuando canta, Luz mastica cada palabra, la retiene unas décimas de segundo antes de lanzarla hasta sonar cargada de emoción, frivolidad o coraje, según el registro en que se mueva», para acto seguido preguntar al viento (como dice Manuel Alcántara que se hace en los artículos) sobre qué hubiera sido de Luz Casal si hubiera renunciado a sus cuotas de libertad (lo que nunca ha hecho), si hubiese nacido en Francia (o en cualquier otro país del mundo, apunto) o si hubiera sido un hombre... Son enigmas indescifrables, pero desde luego es la gran dama de la canción en España, pero también mucho allá de sus fronteras, lo que hace que los llenos en Francia, en Gran Bretaña o allá donde va sean históricos. Son estos unos apuntes para destacar su profesionalidad, su entrega al público de Málaga, su amor por una tierra en la que posee casa propia, y en la que gusta de pasear por el paseo marítimo, que es casi suya... Lo del Teatro Cervantes con Luz Casal el pasado día 31 de abril fue, simplemente, un concierto para la historia. Sólo 48 horas antes había enterrado a su madre, ella, además, hija única... Ella, seguro, le dio las fuerzas con las que apabulló a un auditorio entregado como pocas veces se ha visto en el histórico foro malacitano.

Hablando de mujeres, justo es recordar a quien fue una de las grandes precursoras de la igualdad en Málaga. Su nombre, Teresa de Aspiazu, no le sonará a muchos, pero forma parte de la historia de Málaga al ser la primera mujer que fue elegida concejal del Ayuntamiento de la capital, cargo que ostentó entre el 21 de abril de 1924 (por lo que su aniversario de la toma de posesión se conmemoro hace unos días) durante casi seis años, ya que lo dejó el 25 de febrero de 1930.

Teresa de Aspiazuy Paul (Cádiz, 1862) se formó académicamente en Francia, y su labor siempre estuvo dedicada a la enseñanza, especialmente a la pública. En 1901 se trasladó a Málaga al ganar una plaza de profesora de Letras en la Escuela Normal Superior de Maestras, que dirigió entre 1914 y 1926,y fue aquí donde destacó sobre manera no sólo en su faceta profesional, sino también por su actividad como escritora, conferenciante y gestora cultural. Mujer muy avanzada a su tiempo, dio clases a Victoria Kent, a la que influyó sobremanera. Luchadora incansable por la igualdad de la mujer (¿les suena?) y por ayudar a los más humildes, se ganó un merecida fama por su labor en toda Málaga, siendo la tercera mujer en la historia en ingresar en la Academia Malagueña de Ciencias, y cuando contaba 62 años de edad, el entonces alcalde, el inolvidable y futuro santo José Gálvez Ginachero, le pidió que entrara en política, tomando posesión como concejal del Ayuntamiento de Málaga, lo que aceptó, siendo la principal promotora del Instituto Malagueño para Ciegos y Sordomudos, que ayudaba sobre todo a niños con discapacidades. Siempre luchó por el derecho a voto de las mujeres y el papel de la mujer en la sociedad. Falleció en 1949 en la ciudad que eligió para vivir a los 87 años de edad. Justo es que hoy recordemos su egregia figura y su gran papel en la historia.

El imaginero malagueño Juan Vega firmará el próximo jueves con la Cofradía de Zamarrilla el contrato para realizar las dos primeras imágenes del grupo escultórico que acompañará a Nuestro Padre Jesús del Santo Suplicio, la última obra realizada en vida por Palma Burgos, en su futura salida procesional.

El grupo escultórico, que fue aprobado en el cabildo de la citada hermandad trinitario-perchelera en julio de 2017, estará formado por seis imágenes secundarias, tres soldados romanos y tres sayones que completan el pasaje evangélico del despojo de las vestiduras al que se somete a Jesús momentos antes de ser crucificado. La finalización de estas dos primeras figuras del grupo escultórico y su presentación está prevista para la Cuaresma del próximo año.

«Con Zamarrilla empecé a mis 20 años y con Zamarrilla termino». Con estas palabras Francisco Palma Burgos resumía el principio y fin de su dilatada producción que, por extrañas casualidades del destino, se encontraron en el patrimonio artístico de la misma hermandad malagueña. A buen seguro que el gran imaginero malagueño estaría orgulloso al saber que uno de sus grandes 'descendientes', Juan Vega, será quien finalice la escena bíblica que esperamos ver pronto procesionada por las calles malagueñas, y que la ejecutará en su nuevo taller en su barrio de siempre, en Lagunillas.

La gastronomía malagueña vive uno de los momentos más dulces que se recuerdan. La fama de los chefs y restaurantes locales hace que sea fácil que legendarias figuras de los fogones españoles acepten las invitaciones que se les hacen desde estos lares. Así el próximo día 23 la conocida familia Gorrotxategui, alma y vida de Casa Julián de Tolosa, uno de las grandes cunas del buen comer de Euskadi, maestros mundiales en el arte de la chuleta a la parrilla, con el popular Iñaki al frente, estará en el restaurante Antonio Martín (invitado por la cadena de restaurantes Gorki), donde a buen seguro que hará una demostración de su buen hacer. Eso sí, olvídense de los regímenes...

Pues eso, que sean felices en estos días, disfruten de la vida y permitan que servidor lo comparta. Y no se olviden del dicho: «Que no te importe lo que te diga la gente... salvo si es tu madre». Pues eso. Feliz día, a todas las madres, donde quiera que estén.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos