Locos en Alabama

ROSA BELMONTE

Roy Moore es uno del montón. Del montón de hombres acusados de agresión sexual. Es difícil saber si por eso ha perdido el escaño al Senado por Alabama. Es la primera vez que un republicano pierde ahí en décadas. Algunas mujeres lo habían acusado de haberse acostado con ellas cuando eran adolescentes (las chicas). Otras lo han acusado de violación. Pero eso es un añadido a su persona. El malacostumbrado Trump debía de estar muy seguro de la impunidad en la burricie. Moore fue expulsado de la Corte Suprema de Alabama porque se negó a quitar de propiedad estatal una estatua de dos toneladas de los Diez Mandamientos. Elegido de nuevo, se negó a legalizar el matrimonio de personas del mismo sexo pasando del Tribunal Supremo. Aseguró que ser gay debería ser delito. Y no le gustan las enmiendas a la Constitución relacionadas con la abolición de la esclavitud o el derecho de voto de las mujeres. La gran noticia sería haber sido elegido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos