Lecciones de literatura

ROSA BELMONTE

Decir que Marta Rovira no sabe hablar (si supiera sería peor porque daría forma elegante a un fondo demente) no es noticia. Ni interesante. Es más interesante sostener que Vargas Llosa es un poco de risa y muy malo. Lo dice Rafael Sánchez Ferlosio recién cumplidos los 90 sobre el Premio Nobel como escritor de prensa (al periódico que lo publica le da igual porque vende muy bien el artículo por el mundo). Ferlosio puede ponerse en la cola. La opinión de más de un peso pesado no es mejor. Bolaño hablaba de la era del escritor funcionario, del escritor matón, del escritor que va al gimnasio, que cura sus males en Houston o en la clínica Mayo. «La mejor lección de literatura que dio Vargas Llosa fue salir a hacer jogging con las primeras luces del alba. La mejor lección de García Márquez fue recibir al Papa en La Habana con botines de charol». Pobre Bolaño, no ha vivido para ver la lección Preysler de literatura avanzada en Mustique.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos