Landau

ROSA BELMONTE

A Woody Allen le perdono cualquier bodrio porque ha creado 'Delitos y faltas' (1989) y a ese Judah interpretado por Martin Landau. Con el actor desaparecido hacía novillos cambiando el Conservatorio por la sección de electrodomésticos de El Corte Inglés para ver 'Espacio 1999'. 'Delitos y faltas' es tan perturbadora como divertida, tan profunda como tronchante («Un desconocido ha defecado en mi hermana» es una frase que sigue provocándome carcajadas cuando la pronuncia Cliff/Allen). La vida, el bien, el mal, la muerte, la verdad, la moral, la justicia, Dios... La condición humana. Al final se encuentran Judah y Cliff, que es cineasta. El primero, que ha mandado matar a su amante, dice sobre una hipotética película: «Las personas arrastran un fardo de actos infames. ¿Qué espera que haga él, confesarlo todo? En la realidad actuamos racionalmente. Hemos de negar, o sería imposible seguir viviendo». Una obra maestra para recordar a Landau.

Fotos

Vídeos