LABOR MUY DEFICIENTE

MARTÍN NAVARRETE

Por lo que pude ver del trabajo del tinerfeño Trujillo Sánchez, he de calificar su labor como de muy deficiente. Desde el comienzo mostró carencias preocupantes en un colegiado de Primera División. Su desatención con el juego peligroso puede llegar a originar algún que otro problema entre futbolistas. Su criterio desigual en las indicaciones de las faltas produce nerviosismo en los actores del partido. A acciones iguales, decisiones técnicas diferentes. Y es que tampoco goza de un nivel físico acorde con la media del resto de compañeros de la categoría.

En una actuación tan deficiente es complicado poder destacar aspectos positivos en su trabajo. Carece de algo tan fundamental para la dirección del partido como es tener capacidad en los movimientos dentro del juego. En una ocasión se interpone en la trayectoria del esférico y en otra casi también. Su acierto podría ser la anulación del gol, si realmente se confirma que En-Nesyri empuja a un defensor. A mí desde la grada no me lo parece. Lo interpreto como un simple forcejeo en llegar al balón. Creo que el gol debió subir al marcador.

Lo peor sin duda, los conceptos que tiene de la disputa del balón. Las cargas existen en fútbol, él las interpreta de manera deficiente. Además del pésimo control disciplinario que mantuvo, que fue un auténtido desastre. En el minuto 20 y en el 28 Parejo tuvo que ser amonestado por dura entrada sobre Recio primero y más tarde por un derribo sobre EnNesyri. Otro que también debió ser amonestado fue Gabriel, por otro derribo al marroquí del Málaga. Fue expulsado por protestar Cortijo por indicación del asistente, así como Miquel por el claro penalti que comete.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos