JUGADA PARA LA POLÉMICA

El árbitro

MARTÍN NAVARRETE

Extraña decisión que originará la polémica de la semana. El remate de Baysse en los momentos previos a la terminación del primer periodo logrando el gol que ponía por delante al Málaga fue interrumpido por el silbato del colegiado, sin quedar claro si fue por falta del francés en su salto con Carvajal, que no me lo parece, al tener el malaguista mayor envergadura para superar al defensa. Y, desde luego, si es porque dio por finalizado el primer periodo sería de una gravedad extrema. Es una decisión que condicionó el posterior desarrollo del partido.

Sin ser un encuentro complicado para su dirección, el extremeño Gil Manzano no dio respuesta a las exigencias del partido, ni estuvo a la altura que de él se espera al ser uno de los colegiados destacados de nuestro fútbol. Fue excesivamente tiquismiquis en todas las acciones, pero en especial con los malaguistas, y bastante más condescendiente con los blancos, de ahí que no amonestara a Cristiano por un manotazo a un contrario en la disputa de un balón, cuando sí se la mostró a Peñaranda por una acción similar. Uno golpeó en la cara y el otro en la nuca.

Por la acción antes comentada de Cristiano, Adrián fue amonestado con una amarilla, con lo que evidenció la deficiencia en el control disciplinario. Su decisión más negativa y grave fue no dar validez al gol conseguido por Baysse. El malaguista se apoyó en la espalda de Carvajal, no para coger impulso, sino al caer después del remate. Si a esto se añaden las dudas que dejó en la jugada comentada, creo que su arbitraje se ha de calificar como muy deficiente, por lo que perjudicó al equipo malaguista. Son cuestiones técnicas, no de apreciación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos