'New jerseys'

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La Consejería de Fomento va a renovar el mes que viene la mitad de las barreras que dibujan los desvíos de tráfico temporales/indefinidos en la avenida de Andalucía y sus alrededores. Se va a gastar 70.000 euros en cambiar un kilómetro y pico de 'New jerseys' rojos y blancos, que están para tirarlos. No es para menos. Desde el 2015 no se mueve ni un ladrillo en una de las principales vías de entrada a la ciudad, y la vida se abre paso en las comisuras del asfalto. Algunas palmeras ya son casi tan altas como las personas. Los gatos se han acomodado, a ver pasar plácidamente sus siete vidas. Y los malagueños, que son muy de tomar la iniciativa, han abierto senderos entre los cubos con nombre pomposo de ciudad norteamericana, para tratar de saltar antes de un lado al otro de la avenida.

En la Junta han tomado nota de una situación que indigna a los ciudadanos, sobre la que el alcalde clama cada vez que tiene ocasión, y para la que SUR lleva meses reivindicando una salida. El abandono de la traza es evidente, por más que nos digan que hay un equipo de mantenimiento permanente. Y no sólo en lo que se refiere a las obras, más bien a la ausencia de ellas; sino al desaliño, la suciedad y la negligencia. De manera que van a cambiar las piezas que están peor. Esperamos que, como se hace en las casas, al mover los muebles les puedan dar de paso un barrido y un fregado por debajo, que no cuesta tanto, y de paso le hacemos un favor a los comerciantes y a los vecinos de la zona. Lo de los sufridos conductores y el colapso permanente ya se queda si eso para más adelante.

Total, que nos traen barreras nuevas, blancas y rojas, que son los colores reglamentarios; relucientes, de fábrica. Y eso está muy bien, pues demuestra que la Junta todavía se acuerda de que tiene una obra pendiente para construir un túnel para el metro en el Centro de Málaga; por más que el concurso para volver a adjudicar las obras se convocó en junio del año pasado y todavía está en trámites (va para nueve meses, sí, es lo que hay).

Ya puestos a pedir, ahora que parece que desde Sevilla se acuerdan de que tienen la avenida de Andalucía empantanada, lo que queremos es ver más chalecos amarillos, y más cascos blancos. Y más camiones naranjas, y máquinas pantalladoras cubiertas de barro marrón. Y ya puestos, también ruido de pico y pala, con una legión de obreros que paren a comerse el bocadillo en la puerta de Hacienda, mirando de reojo por si asoma un inspector. En definitiva, que se adjudique y se empiece a trabajar ya, para que las obras se puedan acabar de una vez. Y sin tantos colorines.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos