Un año del intento de golpe de Estado

El intento de golpe de Estado en Turquía pudo ser impedido gracias a que el pueblo turco defendió su democracia. Este hecho capital marcará para siempre la historia de la democracia

ÖMER ÖNHONEMBAJADOR DE TURQUÍA EN ESPAÑA

Ha pasado un año desde el intento de golpe de Estado armado en Turquía, encaminado a la toma del poder mediante la suspensión de la democracia.

Un grupo de militares de las Fuerzas Armadas de Turquía vinculados a la Organización Terrorista de Fetullah Gülen (FETÖ) se movilizaron el día 15 de julio, contando con la participación de los miembros civiles de dicha organización, para dar un golpe de Estado contra el Gobierno democráticamente electo, y tomar el control del país, usurpando con ese fin tanques, aviones, helicópteros, municiones y armas que pertenecían al Ejército turco. Los golpistas bombardearon desde aviones y helicópteros la sede de la Gran Asamblea Nacional, el complejo presidencial de la República, y otros edificios estatales, entre ellos la Dirección General de la Policía, el Centro Nacional de Inteligencia y el Centro de Operaciones Especiales. Asimismo, un grupo de militares golpistas organizaron un asalto sangriento a la localidad en la que se encontraba el presidente pasando unos días de asueto. 249 personas perdieron la vida y más de 2.000 resultaron heridas en esta intentona golpista.

El intento de golpe fue frustrado gracias a la oposición de la mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas y a la resistencia del pueblo. La respuesta positiva que encontró en todos los sectores del pueblo el llamamiento del presidente Recep Tayyip Erdoğan a hacer frente a la intentona, y la posición conjunta adoptada por el partido del Gobierno y los partidos de la oposición, fueron determinantes para que el golpe fracasara.

Las meticulosas investigaciones llevadas a cabo tras frustrar el golpe, las declaraciones y confesiones de las personas detenidas, y los numerosos documentos incautados, demuestran de una manera clara que esta intentona fue llevada a cabo por FETÖ (Organización Terrorista de Fethullah, en sus siglas en turco). De hecho, las autoridades competentes ya estaban realizando investigaciones sobre esta organización con anterioridad al intento de golpe, y habían obtenido información y documentación muy relevantes sobre las acciones ilegales y contra la democracia realizadas por FETÖ.

FETÖ, que durante años se ha autodenominado recurriendo a términos asociados a ideas positivas, tales como el 'Movimiento de Servicio', se presentaba a sí misma como una formación centrada en actividades educativas y de diálogo intercultural e interreligioso, que presta servicios educativos en más de 160 países, y cuya finalidad última es contribuir al bien de la humanidad a través de fundaciones y organizaciones de caridad. Sin embargo, esto no es más que la máscara bajo la cual se oculta FETÖ. Tras ella se encuentra una red criminal y una organización terrorista que no duda en recurrir a todo tipo de métodos ilegales, no solamente instrumentos tales como la manipulación, el engaño, la mentira y la calumnia, sino incluso el asesinato, para alcanzar sus objetivos, y que están dirigidas por una persona que vive desde 1999 en los EE UU y que se proclama el 'Imam del universo'.

Durante años miembros de esta organización se habían ido infiltrando en todas las instituciones estatales, y habían conseguido anidar en el seno de la Administración de justicia, de las fuerzas de seguridad, de las instituciones de enseñanza y de las Fuerzas Armadas. La organización fundó escuelas y universidades privadas, instituciones de caridad, fundaciones, y sus propios medios de comunicación; formó también una estructura en el mundo empresarial. En resumen, creó su Estado y sociedad civil paralelos.

Tras el intento de golpe de Estado, una gran parte de los miembros de esta organización fueron descubiertos e identificados. Sin embargo, algunos miembros de la organización todavía pueden permanecer ocultos, y otros consiguieron huir del país. Todos ellos siguen siendo miembros activos de la organización. Por tanto, a pesar de estar debilitada FETÖ sigue representando a día de hoy una amenaza.

Mi deseo es que se entienda de manera correcta cuál es la naturaleza de la situación que se está viviendo en Turquía, cuál es el verdadero rostro de FETÖ y cuáles son sus intenciones reales. FETÖ, que persigue el objetivo de suprimir la democracia y fundar su propio régimen, abusando de los beneficios de la democracia y los recursos del Estado, ahora trata de engañarnos presentándose como una víctima oprimida, e intenta presentar de una manera diferente lo acontecido. Las iniciativas legislativas a las que se ha dado impulso con el fin de limpiar el Estado y el resto de instancias infiltradas por FETÖ se desarrollan dentro del marco constitucional, y de acuerdo con los principios del Estado de derecho y con los compromisos internacionales adquiridos por Turquía. Naturalmente se están tomando las medidas necesarias para que no se cometan injusticias, y para que, en caso de que se produzcan, sean rápidamente reparadas.

El intento de golpe de Estado en Turquía pudo ser impedido gracias a que el pueblo turco defendió su democracia. Este hecho capital marcará por siempre la historia de la democracia. Felicito por tanto a todos los ciudadanos turcos, que demostraron su lealtad a la democracia y a su país, poniendo en riesgo sus propias vidas, y recuerdo con admiración a todos aquellos que de hecho perdieron la vida en esta causa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos