El hípster asesino

ROSA BELMONTE

El viernes se publicó la foto de una hispana de 33 años que ha matado a cuatro de sus cinco hijos y al padre de los pequeños. Compareció en un tribunal de Atlanta, sonrió a la prensa y levantó los pulgares. El juez le advirtió de que no actuara ante las cámaras. La mujer llevaba uniforme carcelario verde. «Este es un crimen horrible no sólo para las víctimas, sino para toda la familia, el vecindario y la comunidad», se dijo en la vista. Lo mismo podría afirmarse de la salvajada de David Oubel, que mató a sus hijas con una sierra eléctrica y ha sido condenado a prisión permanente revisable. Una novedad. Como el crimen ya nos había vuelto del revés cuando lo conocimos, lo más sorprendente del juicio fue su aspecto. Esa pinta abofeteable. Le faltaba una máquina de escribir Royal como para ir al Starbucks y tomar un Vainilla Latte. España es un sitio estupendo hasta para ir a la cárcel y evolucionar de asesino a secas a hípster asesino

Fotos

Vídeos