La herencia deseada de Rincón de la Victoria

El Ayuntamiento da el paso y bonificará al 95% las plusvalías por herencia a los cónyuges e hijos de los fallecidos

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

Hace unas semanas el repaso estuvo dedicado, entre otros, al alcalde de Rincón de la Victoria, porque era el Ayuntamiento que más sangraba a sus vecinos con las plusvalías mortis causa. No tenía bonificaciones y además era el que aplicaba el tipo más alto permitido por la ley a la hora de gravar la plusvalía. Hoy es de justicia reconocer lo contrario. Se lo han ganado a pulso con una decisión que sin duda agradecerán todos los vecinos y los propietarios de inmuebles en la localidad rinconera. El nuevo equipo de gobierno, liderado por el popular Francis Salado, ha acordado junto con Ciudadanos, que encabeza Elena Aguilar, y el PA, con José Luis Pérez al frente, bonificar el 95% este impuesto municipal cuando se traten de transmisiones mortis causa entre cónyuges o hijos. O sea, que el que adquiera una vivienda familiar por herencia prácticamente no tendrá que pagar. Eso se llama respetar la voluntad y el patrimonio de los difuntos, ya que no se participa por la cara, por muy institucional que sea, en su herencia y prácticamente no se menoscaba el caudal hereditario. Puro sentido común. A ver si en Málaga siguen su ejemplo Francisco de la Torre y Juan Cassá, sus alter ego de PP y Ciudadanos en la capital. También hay que resaltar el papel desempeñado por el PSOE, que se ha abstenido. Se ve que el discurso del portavoz municipal de los socialistas en la Casona del Parque, Daniel Pérez, no convence demasiado a su colega del PSOE en el Rincón. La medida es bastante buena porque no exige como en Málaga el requisito de la convivencia, por lo que se benefician todos los herederos directos. Es más, ni siquiera es preciso estar empadronado en el municipio para lograr la bonificación del 95%. Se hace de esta manera un guiño a los malagueños que viven en la capital, pues es muy común, o lo era hace muchos años, que muchos capitalinos tuvieran una propiedad en Rincón de la Victoria para veranear. Es cierto que el 95% se aplica a la vivienda habitual del fallecido, ya que si se trata de segundas u ulteriores inmuebles el porcentaje disminuye teniendo en cuenta su valor, aunque en ningún caso supondrá pagar más del 50% de lo estipulado en el impuesto. Este matiz es importante, porque puede producir un cambio de empadronamientos de la capital a Rincón. No sería muy extraño que alguien que tuviera una casa en Málaga y otra en Rincón fijara como vivienda habitual la situada en este municipio para beneficiar así a sus hijos a la hora de ajustar cuentas con los ayuntamientos en las herencias. En Málaga pagarían el 100% de la plusvalía y en Rincón sólo abonarían el 5%. La verdad es que merecería bastante la pena. La medida adoptada por este equipo de gobierno, que prácticamente acaba de arrebatarle la alcaldía a los socialistas con una moción de censura, demuestra que se puede hacer ya sin necesidad de esperar a la reforma de la ley a nivel nacional. Escudarse en este cambio legislativo, que tarde o temprano se producirá porque el Constitucional ya ha sentenciado que no se debe pagar plusvalías cuando se vende un inmueble por un importe menor al que se compró, no deja de ser una excusa. Y la gente está cansada. Quiere medidas que le alivien la presión fiscal que soportan. Desean, en definitiva, que la decisión que acaba de adoptar Rincón de la Victoria la hereden sus respectivos ayuntamientos.La semana que termina hoy ha sido especialmente negativa para todo lo que rodea al ferrocarril en Málaga. Lo peor fue el accidente del tren que une la capital malagueña con Sevilla, que descarriló por culpa de la tromba de agua que cayó el miércoles en El Arahal. Se produjeron 37 heridos, dos de ellos de gravedad, y gracias a la pericia del maquinista se evitó que uno de los vagones volcara, lo que sin duda hubiera provocado víctimas mortales. Previamente, el Ministerio de Fomento reconoció que el Cercanías de Málaga está al límite de su capacidad. A ello hay que unir que es una de las líneas que recibe menos inversión por parte del Gobierno, pese a que es una de las más rentables. O sea, que no da más de sí, por lo que su ansiada prolongación hasta Marbella se ha puesto en duda. El propio alcalde de Málaga, que en esto se suele aceptar los postulados de uno de sus ingenieros de cabecera, José Alba, y los grupos de la oposición han apostado por hacer un trazado directo hasta la ciudad costasoleña. Bendodo, que parece que le gusta hablar más de aviones o de los nombres de los mismos que de trenes, ha hecho mutis por el foro. Quizá sea porque ya tiene la experiencia de la anterior ministra y actual presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, que estuvo toda la legislatura prometiendo que sacaría el proyecto del tren a Marbella adelante y se fue como vino: dejando todo como estaba. O sea, sin nada. El PP sabe que en este asunto puede acabar descarrilando de nuevo. Y eso sería muy grave para su credibilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos