La haka y otras cosas interesantes

BERNI RODRÍGUEZ

Hace algunas semanas mi amigo Kirk Penney anunciaba su retirada. El jugador de origen neozelandés estuvo varias temporadas en España y coincidió conmigo en uno de mis años en Sevilla. KP, además de un gran profesional, es un gran tipo, de esos con los que da gusto hablar. Como homenaje a su carrera, sus compañeros de equipo (su última temporada ha sido en Nueva Zelanda) le han honrado bailándole la Haka en la cancha. Para los que no lo sepan, la Haka es un tipo de danza maorí que se suele utilizar para agasajar al invitado o para mostrar la importancia de la ocasión. Seguro que han visto a los All Blacks de rugby haciendo el baile. Todo un espectáculo. Pues les cuento con orgullo que me han bailado la Haka en la previa de un partido. Fue en el Mundial de Japón en 2006 en el encuentro ante la selección nacional de Nueva Zelanda y allí estaba Kirk Penney.

La Haka y otras muchas cosas interesantes me han ocurrido por el hecho de haber jugado al baloncesto profesionalmente. Siempre me gusta contarles todo lo que ocurre más allá del propio partido porque lo que ustedes ven ya lo conocen y en cambio lo que no, a veces, puede ser muy curioso e interesante. Muchos piensan que la vida del deportista es todo lujo, 'flashes' y ganar dinero y suelo hablarles en muchas ocasiones de las cosas menos bonitas de este mundo. Pero también las hay muy especiales y tengo la inmensa suerte y el privilegio de haberlas vivido gracias al baloncesto.

Sin ir más lejos, este mismo fin de semana he asistido al Festival de Cine de Málaga y he paseado junto a mi mujer por la alfombra roja, codeándome con los mejores del mundo del cine, incluyendo estar presente en el homenaje a Guillermo del Toro. ¡Alucinante! No me dirán que jugar a las cartas con Rafa Nadal es cualquier cosa. Coincidimos en los Juegos Olímpicos de Pekín y compartir un rato de pocha era de lo más normal. Es lo que te da vivir junto a todos los deportistas dentro de la villa olímpica; hoy desayuno con Usain Bolt y por la tarde meriendo mirando de reojo a la tenista Ana Ivanovic.

Gracias a haber sido componente de la selección campeona del mundial de Japón he vivido el ser premio Príncipe de Asturias (ya saben, mi amigo Felipe). Allí, además de toda la gala, el protocolo y demás, me ocurrió algo muy simpático. Estábamos en el cóctel previo a la gala cuando me tocan el hombro y de manera muy cariñosa me felicitan por haber sido premiados. El tema es que era Penélope Cruz, que acompañaba al también premiado Pedro Almodóvar. «Hola, Pe», le dije mientras le daba dos besos. Desde entonces es mi amiga Penélope.

Hacer un cameo con Dani Rovira en el teatro Alameda no es algo que ocurra todos los días. Es muy difícil estar en el escenario delante de tanta gente y lo más complicado, mantener la compostura y aguantar la risa mientras Dani habla. Ir a 'Pasapalabra' es maravilloso hasta que estás allí y no respondes ni una bien. Si además Christian Gálvez te obliga a contar chistes ya me dirán. Alucinante y acongojante a partes iguales. Tras el Mundial de Japón, la Liga ACB puso el nombre de cada uno de los componentes de la selección a una estrella. No es broma, es totalmente real que hay una estrella por ahí arriba que se llama Berni. Tengo el certificado y las coordenadas y estoy pensando en construirme un pisito allí, así rollo vacaciones para desconectar.

Todas estas cosas interesantes y divertidas y algunas más nunca me hubiesen ocurrido de no haber sido por el baloncesto. Pero hay una de ellas que está por encima de todas, que sobrepasa a cualquier situación vivida o persona interesante conocida. Fue compartir con todos los que estuvisteis allí la retirada de mi camiseta en el Carpena. Eso lo superó todo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos