El gran poder

Un camión botijo debería dirigirse a cada edificio donde habite un joven que no admita el fracaso

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

El camión botijo se dirige a Cataluña y el mosquito tigre vuela bajo. Se queja Mas de que Maza dirija a los mossos y un experto en picaduras pide en Málaga que si alguien pudiese capturar un mosquito tigre que lo haga. La plaga se extiende por todos los barrios y un malagueño de 22 años ha asesinado en Cartagena a su exnovia, de 20. La joven que ha dejado de ser porque así lo ha querido él terminó la relación con el asesino, que cómo sería de amable y respetuoso que cuando ella supo que él andaba por Cartagena lo denunció al único guardia civil que no está en Cataluña. ¿Cuál es el éxito para el que nos preparan, la tierra prometida, que no soportamos que nos pidan que nos desviemos del camino que seguimos? ¿Hasta ahora todo le había salido bien en la vida al salvaje que se creía Dios? ¿No estamos programados para agachar la cabeza y aceptar la derrota, el fracaso? ¿Ser mujer es un riesgo, relacionarse, tener novio? En vuelo bajo el arrancador de vidas debería haber vuelto a Málaga, soltando lágrimas como un camión botijo, a vivir su duelo alto, tío, no te quiere, no hay nada que puedas hacer, nada, excepto un último favor: no ser un obstáculo en su alejamiento. Si la consideras tu enemiga, puente de plata. El abuelo oyó gritos y al llegar encontró el cuerpo de su nieta que tiene una madre con la que vivía y un padre rotos del todo y rota la madre que ha engendrado al asesino, que le pidió dinero para volver a Cartagena, pues pretendía reconquistarla, un término bélico y para eso se preparó, para la guerra, comprando dos cuchillos grandes (¿por qué dos?) y una escalera para subir al balcón trasero como si fuera un amante lorquiano que actuase en connivencia con su amante morena pero ella no quería y lo dejó claro y ahora no existe porque a él se le ha antojado que entonces no exista, qué poder tan tremendo.

La plaga se extiende por todos los barrios y ciudades y un camión botijo debería dirigirse a cada edificio. Amar no es poseer, es imposible poseer legalmente a nadie, carne de tu carne, cuenta de tu cuenta, perfil de tu perfil, objeto de tu amor enfermo que entonces no es amor. No se trata de cómo se vistan ellas y se fotografíen sino de cómo las miremos. El gran valor occidental es que una mujer no necesita de un hombre que defienda la cueva de agresores porque no vivimos en cuevas y porque quién nos defiende de quien nos defiende. ¿Se imaginan el dolor del padre y de la madre y del abuelo y de la madre que engendró al asesino? ¿Cómo era en el instituto? ¿Cuando salía con alguna muchacha a esta le gustaba que él se sintiese dueño de ella? ¿Cuándo se verá a los chulos de pacotilla como chulos de pacotilla?

Fotos

Vídeos