Intruso del Norte

Gran dolor les mordía

Les enferma la saeta, el chapiri, la torrija

JESÚS NIETO JURADO

No tomaron los cielos, pero sí que se ciscaron en ellos como si no hubiera mañana. Quisieron escrachear vía 'tuiter' las tradiciones más sagradas, que amén de sacras son eso: tradiciones que tienden a misterio atávico y nos hacen, por ello, más humanos. Se les veía venir desde Navidad y desde el 'no de los niños' con las cabalgatas. Quizá anden hoy capitaneados bajo cuerda por el ex Jemad que se nos ha vuelto medio peronista: a sus años, con sus galones, y creo que cunero por esa provincia donde Cristo perdió el mechero.

El inicio tuitero de esta movida antiLegión no lo sé exactamente, pero era TVE sacar a Mena y ellos volverse rabiosos con un odio de siglos a una de las pocas cosas que funcionan en Celtiberia. Un odio pueril a lo divino y a lo castrense.

Hay que aguantar que nos canonicen a los 'jordis' y a sus secuaces, que quieran convertir la fe o la pasión en una pira. Nada les importa. Su conquista del Estado es la destrucción del Estado, aunque por 'tuiter' nos digan ahora que quieren el Estado laico y que las procesiones vayan cortitas de recorrido y vacías de soldados.

Les ponen malos el cornetín, la saeta, la torrija y la explosión de los azahares; acaso más que de corneta, éstos de quienes hablo, sean más de flauta y como más de otro tipo de incienso. Su reino no es de este mundo, pero ellos saben con vocación y hasta con unción cuáles son los confines de los Países Catalanes.

Sabemos que esto de quitar la Semana Santa -al menos desnaturalizarla y sustituirla por los bautizos civiles- fue el canto de cisne de aquel zapaterismo por encima de sus posibilidades.

Y ahora yo pienso en ese niño que se apasiona con el paso legionario, y pienso en mi ciudad cuando no cabe un alfiler, y cuando una señorona de Zamora se ha pasado horas en una silla de playa por sentir la brisa de un chapiri y la verdad de un pecho abierto a la humedad de marzo. Sucede que explicar las condiciones objetivas -y subjetivas- de una colectividad a esta izquierda (sic) de trending y decadencia sería un ejercicio vacío; una pérdida de tiempo. Hasta daría yesca de la buena para tantos 'trolls' odiadores. Solo aguantan sus verbenas; el rock radical vasco en la feria y una paella que dicen que es solidaria, alternativa, autogestionaria y con/sin arroz. Todos los años ven desfilar a la Legión y les sangra el colmillo. Quizá vean que han perdido la paz, la calle y la palabra. Por lo demás son cuatro gatos que desprecian cuanto ignoran, aunque tampoco hay ganas de ilustrarles sobre lo inefable y quizá una guardia africana no les arregle nada. En el balance de la Semana Santa todo ha salido fetén, y ellos no saben qué monería sacarse ya de la chistera. Porque nos perdonan la vida por cristianos y/o hedonistas.

Cuando los bárbaros amenacen a Occidente, sí, nos van a defender los CDR (Comités de Defensa de la República) de la CUP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos