m

GRACIAS

Una cuestión

MANUEL CASTILLO

Por una vez, y sin que sirva de precedente, me van a permitir que utilice este espacio para un tema personal. No podía pasar un día más sin expresar mi gratitud a cuantas personas se reunieron en torno a mí en el acto entrañable que me regaló la Asociación de Periodistas Deportivos de Málaga. Después de veinte años jubilado, volví a encontrarme con un sinnúmero de personas a las que no veía desde mis tiempos de actividad, incluso con las que tuve sólo un trato profesional. Pero el trato, el respeto y el tiempo deben fortalecer los lazos de camaradería hasta convertirlos en amistad, sincera y entrañable, como tuve ocasión de comprobar. Gracias a los que estuvieron allí, en el Palomar de El Pimpi, y gracias a quienes personalmente o bien a través de las redes sociales me han hecho llegar su adhesión.

Me ha emocionado y he sentido nostalgia al recibir el abrazo de algunos compañeros, amigos, que dicen haber tenido en mí al maestro que un día les ayudó a iniciar su carrera. Ellos, que hoy pisan fuerte en el periodismo; saludé a antiguos futbolistas que, todavía hoy, se acuerdan de mí; he sentido el calor de personajes importante de este mundillo nuestro (presidentes, árbitros, entrenadores) y representantes del Ayuntamiento y de la Diputación que, en cierto modo, interpretan el sentir ciudadano, hacia un profesional que siempre ha pregonado y presumido de Málaga. Por todo ello, mi fervor y gratitud. He preferido no personalizar ni dar nombre alguno porque podría cometer algún error u olvido que sería imperdonable. Así que gracias. Y un fuerte abrazo a todos.

Sintetizar en estas líneas la emoción de toda una vida me priva, por otro lado, de un comentario sobre este Málaga de ahora que nos tiene a los malagueños decepcionados y hasta heridos en el orgullo. Mejor dejarlo para otro día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos