La Feria del Centro, a debate

Debemos mantener ambos recintos, Real y el Centro: sin generar competencia ni competitividad entre ellos. Este binomio beneficia nuestra feria, la hace única

Málaga cierra un año más su semana grande con un debate abierto sobre el modelo de feria que tenemos y el que queremos tener los malagueños.

Este debate parece no ir con el equipo de gobierno de Paco de la Torre, que nuevamente, como nos tiene acostumbrados después de cada feria, se ha lanzado a dar los mismos datos que en años anteriores, sin valorar si quiera la notable pérdida de calidad de la Feria del Centro.

Y es que, para el Partido Popular, es más importante vender a los medios su balance cuantitativo que cualitativo, ya que este último ni les interesa ni les beneficia.

Del resumen de la feria de este año de Paco de la Torre, se puede extraer poco más a parte de que todo ha sido 'brillante', sin estridencias. Que los datos sean erróneos o repetidos es harina de otro costal, lo importante es la portada dirán sus asesores.

Sea como fuere, pasados apenas unos días se puede hacer un balance real de la feria, y es que hay ciertas evidencias, muy claras y visibles, que dejan en entredicho la calidad de nuestra semana grande. La primera ha sido el abandono paulatino por parte del Ayuntamiento de la feria ubicada en el Centro. No es una percepción de quien escribe, es una aseveración de quienes la trabajan, promocionan y la viven.

En estos días he podido hablar con asociaciones, peñistas, vecinos y vecinas de Málaga, y todos coinciden en dar el mismo diagnóstico: el Ayuntamiento está dejando a la deriva la feria del Centro.

Los socialistas en el Ayuntamiento nos hemos cansado de explicar en estos últimos años que debemos mantener ambos recintos, Real y el Centro: sin generar competencia ni competitividad entre ellos. Este binomio beneficia nuestra feria, la hace única, la convierte en referencia para muchas otras que nos coloca, o al menos así debería serlo, en la mejor feria del sur de Europa.

Difícilmente se puede mantener esta singularidad cuando se deja a una de ellas atrás. El Ayuntamiento ha decidido dejar de un lado a la feria del Centro, eso se ha podido evidenciar en el programa de feria, así se han sentido los comerciantes del Centro, han dejado que el abandono se apoderase de plazas como la de la Constitución, centro de nuestra ciudad.

Pero, con su falta de iniciativas, lo que han conseguido es mucho peor, han perdido la confianza de vecinos y visitantes que en los años venideros se pensarán si volver a nuestra ciudad en época de feria. Puede parecer descabellado, no lo es, la imagen de la feria del Centro, cada año más vacía de actividades y desprovista de servicios difícilmente invita al retorno.

Los datos dejan en evidencia una cosa, si las pernoctaciones han subido, los visitantes han crecido, pero el gasto se ha visto mermado en el Centro, podemos extraer una lamentable conclusión: los visitantes han abandonado la feria para irse fuera del entorno del Centro. Pero demos otro dato, el número de visitantes extranjeros durante la feria ha sido del 60%. ¿Los han visto ustedes por la feria del centro? Apenas se han visto por una sencilla cuestión, la apuesta realizada por el Ayuntamiento los ha alejado del Centro y su consumo se ha desplazado fuera de los límites de Málaga: Torremolinos, Benalmádena, Rincón, Fuengirola, Mijas o Marbella han sido las grandes beneficiadas de esta situación. Cuantifiquemos esa perdida, la que podría haber sido la mejor feria en muchos años, en términos económicos, ha sido una decepción por las decisiones de la señora Porras y el señor De la Torre, en connivencia con el líder naranja, Juan Cassá. Esta no es una valoración política, es la plasmación de la realidad.

Con todo ello, la labor que queda, el camino que se presenta en los próximos años, es arduo. Es necesario, ahora más si cabe, sentarse a reflexionar, nunca en solitario sino acompañado de quienes más saben de esto, para definir un modelo de feria muy diferente al actual. Un modelo que no expulse a los vecinos y vecinas del Centro, sino que los incluya y los haga participes, sin crearles malestar.

Un modelo que apoye a los comerciantes para que esta nuestra semana grande lo sea en todos los aspectos. Como ciudad, eminentemente turística, debemos escuchar al visitante y entender qué turismo debemos promover, si de calidad o de cantidad.

Hay que poner medidas para minimizar el impacto del botellón que ha recorrido el perímetro del Centro, así como tomar medidas que eviten las despedidas de soltero salvajes que proyectan una imagen de ciudad que no queremos.

Y para que esto suceda, para que esta situación cambie, es necesario debatir con la mente abierta y contar con muchas voces que aporten ideas. Otro debate no es posible. Las mayorías absolutas se acabaron en este Ayuntamiento. Si bien, a día de hoy, quien se presentó como alternativa de cambio ejerce de muleta a las políticas del PP. No obstante, la voluntad de los malagueños pide cambio en este como en otros asuntos. No sabemos si quienes tienen la mayoría estarán a la altura, pero es nuestro deber trabajar para que, cuanto menos, la hoja de ruta para dibujar una feria de más calidad para el próximo año este lista. En eso trabajaremos, de eso no hay duda.

Fotos

Vídeos