Fátima y Javier

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Si de algo ha abusado el periodismo (y aún hoy lo hace) es de las cifras. Cometemos el error de meter en números triunfos o derrotas, éxitos o desgracias, como si el receptor del medio que sea quedara felizmente satisfecho con la información recibida. Error. Olvidamos muchas veces que los números tienen rostros, y alma, y eso es lo que hay que intentar trasladar para cumplir no sólo con el objetivo sino con una obligación. Los números no son sólo eso, sino que detrás suele haber unas explicaciones y unos hechos que no suelen ser relatados: es mucho más fácil y cómodo creer que se hace con las cifras. Mala cosa. Tenemos en esta semana dos ejemplos claros de buena gestión, además aplaudida por 'tirios y troyanos', inclusive por quienes no son del mismo partido de una y del otro. Tenemos en esta semana el caso de dos dirigentes, una ministra del Gobierno de España y un consejero de la Junta de Andalucía, que no dan codazos para salir en la foto, que suelen ser prudentes a la vez que educados y afables, con una importante veta de humildad que los engrandece aún más. Me refiero, en primer lugar, a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, una andaluza que entró casi de puntillas en el primer Gobierno de Mariano Rajoy y que se ha convertido en un firme baluarte del Ejecutivo popular. Va a pasar Fátima Báñez a los anales como la persona que mejores registros en descenso de paro y en generación de empleo habrá conseguido en la historia de este país, y eso (pasar de más de 5 millones de parados cuando entró en el cargo a los 3,3 de hoy) no es ninguna tontería. No satisfecha con los excelentes datos de junio, la ministra en sus primeras declaraciones pidió una subida de los sueldos porque los tiempos son otros, que llegó el momento de mejorar la calidad de vida de los empleados.

En Andalucía vamos camino de registrar una histórica cifra de turistas, y sin ayuda de un mercado nacional que en cuanto ve un euro decide gastarlo fuera. Javier Fernández era un desconocido para muchos andaluces, menos para Susana Díaz, quien lo tiene como referente no sólo del sector más importante de nuestra economía, sino de su Gobierno. Ayer, en el Foro SUR Málaga Lidera, Fernández dijo que se premiará distinguiendo ante los clientes a los hoteles que tengan estabilidad y salud laboral, sin duda una magnífica idea.

Una y otro tienen ante sí números y más números, pero ellos se han encargado de ponerle rostro a esas cifras, a presentar los guarismos de otra forma, sin apelar tan sólo a la fácil utilización de los porcentajes. No sólo tienen grandes registros, sino una gestión decidida y brillante, sin aspavientos ni guiños a la galería. La entienden como un servicio público, y utilizan lo justo twitter y facebook. Eso es para los que tienen poco que hacer, que desgraciadamente son muchos. Elogio a dos políticos de ideología dispar. Lo merecen: Fátima y Javier son sus nombres.

Fotos

Vídeos