El reservado

La excepción De la Torre

Cassá y De la Torre, en los pasillos del Ayuntamiento./SUR
Cassá y De la Torre, en los pasillos del Ayuntamiento. / SUR

El alcalde de Málaga, que sigue batiendo récords, será de los pocos que repita en capitales de provincia dentro de la renovación prevista por el PP. La advertencia de Ciudadanos

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La semana política en Málaga ha venido marcada por el anuncio, el pasado lunes, de Francisco de la Torre de que repetirá como candidato del PP a la Alcaldía de Málaga en las elecciones municipales de junio de 2019 y en las que asume el reto de conservar el gobierno de la ciudad que los populares conquistaron en 1995 tras dieciséis años de hegemonía socialista. Y deberá hacerlo en un escenario político abierto por la fuerza del multipartidismo, un voto volátil, el desgaste de las siglas del PP, el ascenso de Ciudadanos en el caladero electoral del centro-derecha y las dudas sobre la política de pactos que se pondrá sobre la mesa una vez que las urnas hayan emitido su veredicto.

La continuidad de De la Torre como cabeza de cartel, incluso en contra de la opinión de su familia, es una excepción dentro del PP. La dirección nacional del partido de Mariano Rajoy prevé acometer una profunda renovación de sus candidatos a las alcaldías de las capitales de provincia bien porque aquellos que lo fueron en 2015 se han retirado de la política -caso de Esperanza Aguirre en Madrid-, ostentan otras responsabilidades -Juan Ignacio Zoido, que se presentó en Sevilla, es ministro de Interior- o han fallecido -Rita Barberá, en Valencia-.

Un Francisco de la Torre que ya es un alcalde de récord. Y no sólo porque vaya a ser candidato de nuevo con 76 años -la edad no debe ser un inconveniente para ejercer la política si se está bien física y mentalmente, la última vez Winston Churchill fue elegido primer ministro de Gran Bretaña tenía 77 años y se mantuvo en el cargo hasta los casi 81-, sino porque también es el regidor que más tiempo lleva en el cargo en Málaga durante el periodo democrático (lleva 18 años y acabará el actual mandato con 19), superando al socialista Pedro Aparicio, y en toda la historia del municipalismo malagueño desde que en el siglo XVI se nombró al primer corregidor de la ciudad.

A ello se une que al final de este mandato, en mayo de 2019, De la Torre cumplirá 24 años seguidos como concejal en la Casona del Parque -entró en 1995, siendo primer teniente de alcalde y responsable de Urbanismo- con lo que igualará a Antonio Cordero, que fue edil desde 1987 a 2011. Como el alcalde ha anunciado su continuidad, superará a Cordero. Los anteriores ediles que más tiempo estuvieron en el Ayuntamiento durante la democracia fueron el propio Aparicio, su compañero de bancada socialista Francisco Flores y Antonio Ruiz, de IU, con 16 años. Ellos también han sido superados por la concejala Teresa Porras, que es el tercer edil que más tiempo lleva en la Casona del Parque de manera ininterrumpida en la etapa democrática: diecinueve años.

Al hilo del anuncio de Francisco de la Torre, en estos días se están planteando hipótesis de futuro. Una de ellas, instalada en una parte del PP en base a lo que dicen las encuestas internas, es que en 2019 podrían gobernar conjuntamente populares y Ciudadanos. A este respecto, desde la formación naranja que lidera Juan Cassá, en estos días, lanzan una advertencia: nada de triunfalismos ni de dar nada por hecho. Así en las filas del partido naranja sostienen que el escenario electoral del próximo año puede ser el de un Cs victorioso en la urnas o que la política de acuerdos se abra a pactos con el PSOE.

«Hay un cierto triunfalismo y se da por hecho que Ciudadanos siempre pactaría con el PP. Vamos a ver cómo termina este mandato, que servirá para ver qué hacemos en el próximo. No hay que dar nada por hecho y ya veremos con quién hay que pactar, quien cumple y quien no. Aquí regalos, ninguno», advirtieron fuentes consultadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos