Horizontes Cercanos

La España real, la oficial y la de los culturetas

José Sánchez/SUR
José Sánchez / SUR

Chiquito hubiera sido más que feliz recibiendo en vida los premios que le van a dar después de muerto.-Antonio de Canillas lleva cinco años esperando su nombramiento como Hijo Adoptivo de Málaga.-Una subasta para conseguir juguetes para los niños y como homenaje a Pepe París.-María José Santiago trae a Málaga su 'Revuelo de canciones con flecos de Navidad'.-Los 25 años de la Fundación Victoria.

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

La muerte de Chiquito de la Calzá (repito, jamás le gustó lo de 'Calzada') ha concitado una de las más unánimes y mayores manifestaciones de duelo de este país, y ha puesto una vez más de manifiesto la diferencia entre la España real y la oficial pero también entre la calle y su sentir y los 'culturetas' (ya saben, mezcla de cultura y majareta). Chiquito era un fenómeno de masas que pasó las de Caín hasta que el triunfo le llegó por sorpresa como humorista con 62 años. Ganó mucho dinero, pero muchísimo más ganaron en su entorno. Cuando murió su esposa, Pepita, Chiquito se quedó hundido, le faltaba su alma gemela, su fiel compañera... Sólo sus amigos de verdad siguieron a su lado. Se acabó la televisión y también los premios. Muchos años solo con el cariño y el amor de unos pocos amigos, con su fiel Pepe Sánchez Rosso (quien ahora, hay que decirlo, pasa por la terrible enfermedad de la añoranza y la desazón por la falta de quien todos los días durante décadas se ha sentado al mediodía con él en su restaurante...) a la cabeza. No es menos cierto que todo el mundo que pasaba por Chinitas se hacía una foto con él. Pero eso hablaba de su popularidad, inmensa, pero no reconocida oficialmente, pero él estaba solo sin su esposa... Recuerdo que alguna vez, el propio Chiquito, en más de una conversación, apelaba a la poesía del Piyayo ( José Carlos de Luna, 1890-1965), y recitaba su estrofa final:

Demoledor era Gregorio cuando quería. Pero nunca lo exteriorizaba en público, sólo cuando se sinceraba con algunos amigos. Decía que su historia tuvo vacíos durante muchos 'principios' y al final. Como a cualquier ser humano le hubiera encantado recibir en vida el afecto y el homenaje de todos, no sólo la broma, la foto o el selfie con el móvil. Hubiera disfrutado sabiendo que iba a tener una escultura en su tierra («yo no soy Cervantes», decía), precisamente en el Pasaje de Chinitas, donde vivió más horas que en ningún otro sitio y casi murió. O saber que le iban a dar la Medalla de Oro de las Bellas Artes o la Medalla de Andalucía: «Si soy de Málaga, ¿cómo me la van a dar? Como no la compre...», o ser Hijo Predilecto de Málaga como los niños le pidieron el viernes pasado al alcalde. De ahí su emoción cuando la Diputación (a Bendodo lo que es de Bendodo...) le dio el título de Hijo Predilecto de la Provincia: «Si no soy nadie ya...; no me lo esperaba». Su vida en los últimos años transcurrió entre selfies y sonrisas de quienes se dirigían a él con palmaditas en la espalda, pero había mucho más. Y ahora, cuando la España oficial y la de los 'culturetas' (la misma que siempre le dio la espalda, ¡por Dios...!) se han dado cuenta de lo que significaba para el pueblo con mayúsculas este hombre, ahora, digo, es cuando quieren darle todas las distinciones del mundo y escriben de él cuales Premio Cervantes mereciera. ¡Qué pena que no lo pueda ni ver ni disfrutar! Como siempre pasa en esta vida. Se fue en silencio, y después llegaron las ovaciones, sí; pero ya no las oyó... Ya saben mi máxima: los honores y los homenajes en vida, y si no, que se los ahorren.

Por eso no puede ocurrir igual con otros casos, como el de Antonio Jiménez González, conocido por todos como Antonio de Canillas, quien cumplió 88 años el pasado mes de agosto. Hace cinco años, como bien recordaba en las redes sociales y ex presidente de la Diputación y flamencólogo Salvador Pendón, que espera que el Ayuntamiento de Málaga cumpla la promesa que, por boca de su alcalde, Francisco de la Torre, le hizo el 16 de septiembre de 2012 en el Teatro Cervantes, durante el homenaje que la Federación Provincial de Peñas Flamencas le ofreció. Tal como recogió este mismo periódico, De la Torre anunció que el gran cantaor sería distinguido con el título de Hijo Adoptivo de Málaga. Un lustro después, Antonio de Canillas espera aún que se haga efectivo. Y ahora esperamos todos que el maestro de Canillas disfrute pronto, en vida ser posible, no como Chiquito, de tal honor

Ya mismo hace un año que se nos fue ese gran malagueño y trinitario que fue José París. Un infarto se lo llevó cuando desayunaba en la plaza de Uncibay, y aunque la memoria suele ser excesivamente frágil, muchos no nos olvidamos de él. Mucho menos su 'compañero' de subasta Fernando Martín Barba, porque ambos eran los encargados de hacer una subasta cada año por estas fechas para conseguir fondos para que los niños más necesitados tuviesen sus reyes, y eran más que animadores, verdaderas 'almas' de la misma. Fernando, amigo y compañero de gremio, anunció, junto a Pepe, que el de 2016 iba a ser la última, pero ha decidido que no, que será este próximo día 24 de noviembre, a las 21 horas en el hotel AC Málaga Palacio bajo el título 'In memoria Pepe París' y con el loable objetivo de lograr fondos para la Campaña de Reyes de la Cofradía de la Pollinica.

Se subastarán cuadros de Manuel Mingorance, cedidos por CUDECA, (uno de ellos, 'El Ventanillo', mide 1,50x1,16), y de Gabriel Alberca, Antonio Montiel, Díaz Barberán, Pedro de la Rúa y Pedro Albín, entre otros pintores, además de joyas donadas por Fernando Joyeros y otras firmas malagueñas. Sin duda, un gran detalle.

Porque ya se huele a Navidad. Ya estamos viendo los turrones en los escaparates. Y llegan los conciertos típicos de estas fechas, recuperados en Málaga como tantas otras cosas afortunadamente. Entre otros espectáculos propios de las fiestas que se nos avecinan, el que no traerá al Teatro Cervantes el próximo día 16 de diciembre la jerezana y medio malagueña María José Santiago, que el día 16, tras el gran éxito del pasado año, pondrá en escena su «Revuelo de canciones con flecos de Navidad», espectáculo en el que se aúna la balada, la copla y el flamenco con un final por la tradicional Zambomba jerezana. María José Santiago actuará acompañada de grandes artistas, la más auténtica representación de los dos barrios por excelencia más flamencos de Jerez, Santiago y San Miguel, puestos en escena a través de generaciones que evidencian la fuerza de la transmisión y tradición cultural y musical latente en aquella ciudad gaditana. La jerezana nos invita a vivir una Nochebuena flamenca con los villancicos de siempre, populares y de autor, como 'Su carita divina', banda sonora de estas fiestas tan entrañables... Además contará con la colaboración de su amigo Antonio Cortés y de la niña prodigio del flamenco Rocío Carrasco. Las entradas ya están a la venta, y nada extrañaría que volvieran a agotarse como en ediciones pasadas.

Porque en la vida gusta que te reconozcan las cosas bien hechas, como en el caso de un feliz aniversario. Las bodas de plata, 25 años cumplidos el pasado día 1 de noviembre, de la Fundación Victoria, una ejemplar obra educativa del Obispado de Málaga que actualmente preside José Sánchez.

La Fundación Victoria es la heredera de la más que centenaria obra de los colegios diocesanos, comenzada por el obispo Juan Muñoz Herrera en 1909 y proseguida por un obispo que tuvo en la educación uno de sus grandes objetivo, san Manuel González. Un gran impulso a este trabajo fue el que le dio el tan recordado cardenal Ángel Herrera Oria, continuado por sus respectivos sucesores. Fue en 1992 cuando el entonces obispo Administrador Apostólico monseñor Fernando Sebastián, hoy también cardenal, ponía en marcha esta plataforma educativa que reunía a los distintos patronatos docentes de la Iglesia de Málaga. En palabras de su presidente, José Sánchez Herrera, «al cumplirse 25 años de esta obra educativa diocesana que es la Fundación, queremos agradecer a nuestro obispo Jesús Catalá, y en su persona a toda la diócesis de Málaga, los continuos apoyos y la confianza depositada, y nuestra ilusión por seguir sirviendo a los miles de alumnos que están en nuestros centros».

Nos vamos con la buena nueva de que Antonio Garrido prosigue su mejoría, lo que es motivo de una alegría que deseo compartir con todos ustedes. Sean felices.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos