Se ha escrito otro crimen

En diagonal

ROSA BELMONTE

Le pasó a Donna Karan, le pasó a Mayim Bialik y le ha pasado a Angela Lansbury. Para la turba guay han ido del «Van como putas, ¿qué esperan?» a un «¿He sido yo?» urkeliano. Karan defendió a Weinstein. «Mire cómo las mujeres se visten y lo que están pidiendo al presentarse de la manera que lo hacen. ¿Qué están pidiendo? Problemas». Reculó. Bialik: «Visto con modestia. No flirteo con hombres como norma». Y reculó. Angela Lansbury recordó que las mujeres, a lo largo de la historia, se han desviado de su camino para hacerse atractivas... «y aquí es donde estamos hoy. A veces debemos culpar a las mujeres». Pensaba que con 92 años, la carrera hecha y sin ropa que vender, se iba a mantener firme. No dijo que ser atractiva fuera una excusa para el ataque de los hombres, pero es lo que ha aclarado en su disculpa, además de pasmarse por los insultos y por sacarse todo de quicio. ¿Qué esta pidiendo una mujer que se sale del carril? Problemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos