Era esto

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Elúltimo informe Adecco '¿Dónde encontrar empleo si estás en paro?' pone al descubierto una cruda radiografía de la economía andaluza. Los perfiles que experimentarán un mayor crecimiento en la oferta de empleo durante 2018 son dependientes y camareros de piso.

El panorama no es sólo desolador para quienes se verán empujados a buscar empleo en esos sectores, aunque para ello deban adelgazar el currículum, sino también para quienes a riesgo de afrontar un cuadro depresivo se apoyen en esta información para intentar trazar un panorama de lo que, como sociedad, nos espera en el futuro más próximo. No se trata solamente de un panorama andaluz. A nivel nacional los dependientes especializados, los preparadores de pedidos para el sector logístico, los camareros de pisos o los técnicos de mantenimiento en la industria alimentaria serán los perfiles con mayor demanda.

Posiblemente ya casi nadie lo recuerde, pero cuando la crisis despuntaba el entonces presidente Rodríguez Zapatero advirtió sobre la necesidad de comenzar a cambiar el paradigma productivo español, que hasta entonces se había apoyado en la burbuja inmobiliaria, y dijo que había que apostar por el I+D+I y por sectores de alto valor agregado capaces de mantener salarios de alta escala. Cuando aseguró que las medidas que iba a tomar su gobierno en esa dirección podrían comenzar a dar sus primeros frutos al año siguiente se supo que aquello no iba en serio.

El cambio de gobierno y la llegada de Rajoy permitió saber muy pronto por dónde iría el nuevo modelo que seguiría al de la burbuja inmobiliaria: una economía de salarios bajos y rebaja de derechos laborales que permitieran subsistir a las empresas a costa del deterioro del nivel de vida de sus empleados. La inversión destinada a la investigación cayó a mínimos históricos.

No son pocos los gurús que sostienen que las crisis no son otra cosa que oportunidades para cambiar y reinventarse. Es posible que así sea, pero si los cambios deben ser siempre a mejor la mayor crisis sufrida por la economía española ha sido también la mayor oportunidad perdida. Que la gran mayoría de las ofertas de trabajo se centren en el comercio minorista y en el turismo, con las condiciones laborales conocidas, así lo atestiguan.

El Gobierno lleva algunos ejercicios asegurando que ya se ha salido de la crisis. Aunque es comprensible que una mayoría considere que la crisis todavía sigue, ésta no deja de ser una consideración optimista. Para quienes la mantengan hay una mala noticia: el Gobierno tiene razón. La crisis ha terminado y lo que había al final del túnel era esto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos