DE ENTRENADOR A ENTRENADOR

Estimado Pep: Hace unos días leí unas declaraciones tuyas, donde una vez más te pronunciabas sobre la delicada situación que se vive en Cataluña. Ya lo hiciste como portavoz de ese movimiento independentista, refiriéndote a España como un Estado opresor, por aquello de no poder ejercer ese derecho a decidir que con tanto mimo el independentismo ha ido fabricando. Decías en tus últimas declaraciones que «no es hablar de independencia, es hablar de democracia».

¿A qué democracia te refieres Pep? En Cataluña, leía el otro día, habéis votado libremente como el resto de españoles 35 veces desde el año 1977, pero al parecer, estáis en un Estado opresor. Pero te lo voy a poner más fácil, por aquí seguro me entiendes mejor.

Imagínate que tu lateral derecho decide no correr la banda, simplemente no le parece bien. El lateral izquierdo hace suya la tesis de su compañero de banda. Mientras, el central y el líbero no entienden que sus compañeros no quieran correr. Los laterales insisten y proponen un 'referéndum' en el vestuario, pero que solo vote la defensa. Los centrocampistas y delanteros con las manos en jarra, no dan crédito a lo que ven. No solo eso Pep, los laterales acusan a sus compañeros de vanguardia de no correr lo mismo que ellos, y se enrocan en sus posiciones. No quieren compartir esfuerzos. Algo que se podría solucionar razonando, pero no hay manera, los laterales quieren imponer su criterio. La cosa se enquista. Mal ambiente en el vestuario y el rendimiento del equipo no es el que podría ser, dado el potencial en su conjunto por las desavenencias.

Los laterales deciden que si no se hace ese 'referéndum', sin la participación de todo el grupo, se salen del equipo, y que jueguen con nueve. Dan un paso más convencidos de sus tesis. La competición nacional e internacional no dan crédito por lo insólito del caso.

Entonces Pep, tú, entrenador, que en este caso eres el Estado, su líder, ¿qué haces?, ¿es una cuestión de votar o de respetar unas normas de juego?, ¿los laterales deciden qué hacer con el equipo? Juntos hemos sido campeones del mundo. No oigo lo que dices Pep, ¿convences a los laterales o según tú, se les oprime?

¿Respetar las normas es opresión?, ¿dejas que los laterales inventen otras?, ¿con qué cara vas a mirar a los centrocampistas y delanteros, y cómo te van a mirar ellos a ti? Además, los familiares de los laterales empiezan a insultar al resto de compañeros, y esto se pone feo porque éstos no están dispuestos a que se les ningunee.

¿Qué vas a hacer con el equipo Pep? Yo te lo diré, por echarte una mano. Si pudieras, sustituirías a esos laterales por otros, no se adaptan a tus normas, y quieren imponer las suyas. Pero resulta que no tenemos medios para hacerlo, y tenemos que aprender a convivir. Las sanciones son necesarias cuando no se atienen a razones. Mejor la convicción que la imposición, así el rendimiento del equipo será mejor de lo esperado. Juntos siempre mejor, Pep.

Antes de hablar de democracia, piensa en tu vestuario y en tu liderazgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos