Encendiendo fuegos

Ana Barreales
ANA BARREALES

La leyenda «Bomberos en lucha» grafiteada con espray en los camiones ya casi no llama la atención porque forma parte del paisaje urbano. Desde que estalló el conflicto a finales de 2016 las diferencias con el equipo de gobierno no han hecho más que crecer. Es cierto que la estrategia inicial de los bomberos exigiendo la destitución del jefe para empezar a hablar no fue la mejor, pero a partir de ahí la postura del Ayuntamiento únicamente ha servido para tensar la cuerda más si cabe.

Da la sensación de que en lugar de una negociación para llegar a un acuerdo es una negociación para ver quién tiene razón o una competición en la que cuanta más tensión, mejor. Curiosa forma de afrontarlo. Sobre todo porque no se sabe muy bien cuál es el objetivo que se persigue aumentando el cabreo de los trabajadores, ni qué se gana con eso.

Parece que en lugar de apagar fuegos los están encendiendo. No han accedido a ninguna de sus peticiones, que son básicamente lo que ellos llaman las tres erres: nuevo reglamente (el actual data de 1955), reducción de la jornada laboral (es la más alta de España) y una recalificación profesional (para equipararse en categoría y salario con el resto de bomberos andaluces, como estable la ley). No sé si todas son muchas, pero no atender ninguna seguro que es demasiado poco.

Lo que más llama la atención es que el equipo de gobierno ha denunciado a 60 bomberos por no coger el teléfono cuando estaban fuera de servicio. Sí, han leído bien, cuando estaban fuera de servicio. Que una se pregunta ¿Por qué lo llaman a eso estar fuera de servicio en lugar de guardia localizada? Esto da una idea de cómo andan las cosas. Lo normal sería que hubiera protocolo que estableciera qué hacer cuándo se producen varios incendios al mismo tiempo y no empezar a llamar a bomberos a lo loco y sancionarles porque cuando descansan no están pendientes del móvil. ¿Imaginan al SAS llamando a médicos y enfermeros de descanso a su casa porque hay una epidemia de gripe o cualquier otra circunstancia sobrevenida y sancionándoles porque no contestan al teléfono? Más bien diríamos que menudo desastre de organización. Pues igual sí hay que darle una vuelta a la de los bomberos.

Al final, la jugada de las denuncias se ha vuelto en contra del PP, porque tanto la Fiscalía como el juez hablan de «improvisación» y «falta de protocolo» para atender esas situaciones de emergencia.

El caso es que Ciudadanos ha puesto como una de sus líneas naranjas para aprobar los presupuestos de 2018 resolver el conflicto. Tendría tela que después de tanto tiempo accedieran a sus reivindicaciones por aprobar los presupuestos y no por voluntad de arreglarlo.

De momento, llegar a un acuerdo les corre la misma prisa que arreglar la escala de bomberos que permite llegar a los edificios de más de 8 plantas, que lleva averiada desde 2015. Ninguna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos