A DIECIOCHO DÍAS VISTA

UNA CUESTIÓN

MANUEL CASTILLO

A gosto es, por muchos conceptos, el mes más influyente del fútbol español, el mes en el que se hacen o se deshacen los proyectos de toda una temporada. Y hoy lo abrimos de par en par, a la vuelta de tierras extranjeras, con los deberes (económicos) bien hechos y algunas necesidades por cubrir en suelo español.

Y no me refiero sólo a Real Madrid y Barcelona, que suenan más, sino al mismísimo Málaga que se trae de Holanda un variado repertorio de derrotas que no sería justo achacar a los reservas o canteranos que ha empleado Míchel sino que, más bien, es producto de los permanentes ensayos del técnico en busca de un sistema adecuado a la plantilla de que dispone o que dispondrá...¿Cuándo? Estamos a dieciocho días del comienzo de la Liga y urge ya perfilar un equipo para competir. Pero, claro, antes hay que contar con los refuerzos anunciados y necesarios.

Ha sido o es este verano un periodo atípico en el que se está hablando y escribiendo mucho más de los que se van que de los que vienen. Ya lo dije hace unas semanas: la constelación de grandes estrellas se está agotando. Buffon, el más veterano en activo, empieza a ser alternado en la portería de la selección italiana y en la Juventus; Totti su colega en la Roma, ya ha dicho adiós. Y ases como Ibraimovich, Ribery o Robben están quemando sus últimos cartuchos balompédicos. Y a falta de algún jugador que pudiera merecer el adjetivo galáctico, surge un supervalorado Mbappé al que se rifan Madrid y Barcelona como justificación ante los suyos.

Ocasión propicia, por otro lado, para que los jóvenes valores españoles se hagan notar por la calidad que descubren. Y todo esto en vísperas ya de un Mundial (en Rusia) al que nuestra selección nacional debe llegar con la frescura y la calidad que nos haga olvidar la hecatombe de Brasil.

Mientras tanto, aquí en Málaga, dieciocho días tienen la palabra.

Fotos

Vídeos