Desagüe de credibilidad

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La presa de La Concepción vuelve a desagüar, y por las tuberías de los aliviaderos de fondo se va la credibilidad de los supuestos gestores de la política hidráulica en España y en Andalucía. En la Costa del Sol, que sufre un déficit cíclico, cada vez más intenso y con una población en constante crecimiento, hay que abrir las compuertas de un embalse porque no le cabe toda el agua que se podría almacenar. A ver quién es el valiente que se lo explica a los ciudadanos, a la industria turística y a los agricultores.

Pues lo voy a intentar. El pantano del río Verde, que es la primera fuente de abastecimiento en una de las conurbaciones más pobladas del continente europeo, y uno de sus principales destinos turísticos, tiene una capacidad raquítica, de menos de 62 hectómetros cúbicos. Paradójicamente, está en la zona de la provincia donde más llueve, y por si fuera poco con lo que llega de su afluente principal, tiene el triple trasvase Guadalmina-Guadaiza-Guadalmansa, que se hizo en un momento de grave escasez y que permite multiplicar la entrada de aportes. Así que con la misma facilidad se llena que se vacía, año tras año. Cuando la Naturaleza falla hay que encender la desaladora y transformar agua salada en dulce con un fuerte gasto en electricidad, pudiendo tenerla gratis. Todo ello con un escenario de constante crecimiento de la población y de los visitantes.

Para no estar fiados a la lluvia, hace ya una década se decidió que la mejor solución era hacer otra presa aguas abajo de la actual. Previamente, se descartó aumentar la que ya hay, porque habría supuesto tener que vaciarla durante muchos meses. Le toca pagar al Gobierno central. Como siempre que no quiere hacer algo, le echa la culpa a los trámites de la Declaración de Impacto Ambiental. Es curioso que cuando realmente hay determinación por cualquier obra, este trámite se termina mucho más rápido. Magia burocrática.

Pero no todo es cosa del Gobierno de Madrid. Existe otra infraestructura tan necesaria como la anterior, la interconexión de las cuencas, desde la Costa occidental hasta la Axarquía, donde La Viñuela, que es enorme y es muy difícil que se llene, podría almacenar toda la que le sobra a La Concepción. Pero esta obra tampoco se va a hacer. Le corresponde a la Junta y dice el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, que antes de poner lo suyo le toca al otro, y menos ahora que ha llovido. La realidad es que nadie está dispuesto a hacer su parte, para dejar de hacer el ridículo. Y así es como, una vez más, la credibilidad de nuestros gestores se va por el desagüe de fondo de la presa, entre millones de litros de agua dulce derrochada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos