DEPRESIÓN

MIKEL LABASTIDA

En una entrevista reciente en 'Fashion&Arts Magazine' a Ágatha Ruiz de la Prada, ella confesaba que la canción 'Despacito' le había ayudado mucho en su separación con Pedro J. Era una entrevista dura, con muchas declaraciones sorprendentes, pero yo fui consciente de lo mal que lo había pasado la diseñadora cuando relató que el tema de Luis Fonsi había sido su punto de apoyo. Ahí saltaron mis alarmas, no es para menos. A la creadora le ha dado por hablar. Así que, ni corta ni perezosa, acudió el pasado sábado a la edición nocturna de 'Sálvame' y allí volvió a aludir al tema, asegurando que se ha quitado un peso de encima y alguna lindeza más. Entiendo que lo que está haciendo de alguna manera es soltar lastre, a modo de liberación, algo que se aconseja a menudo después de una ruptura amorosa, sobre todo, para evitar posibles episodios de ansiedad y depresión. Por cierto, de Ágatha siempre recordaré un comentario que le escuché hace años para promocionar sus diseños: «Algún día los médicos recetarán vestir de colores para la depresión». Me pareció una frase desafortunada y que, de algún modo, frivolizaba sobre un tema grave.

No creo que esa fuera su intención. Es algo bastante frecuente, lo de usar el término depresión de manera trivial, sin entrar de lleno en el asunto. La depresión en nuestra sociedad es escondida, es menospreciada, es puesta en duda, es avergonzada... Por eso un espacio como el último 'Salvados' resultó tan necesario. Creo sinceramente que lo mejor que se le puede decir a un programa como el de Jordi Évole es que es necesario. Se lo ha ganado. Con el fin de abordar este trastorno del estado de ánimo, La Sexta reunió a personas de índole diferente para que ofreciesen testimonios sobre cómo han vivido esta enfermedad. Entre otros estaba Iván Ferreiro, que habló en calidad de paciente recuperado. El tono de 'Salvados' era propicio. No había carnaza, no había música para intensificar pasajes, no había doble fondo. Y sin echar mano a ninguno de estos recursos, fue un espacio eficaz. «Yo sentía que no había nada dentro de mí», dijo Ferreiro. Apuesto a que fueron muchos los que se identificaron con él. Valiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos