DEPORTE Y TURISMO

ARTURO REQUE

Grandes titulares para informar de la promoción de Marbella en Fitur como ciudad de deporte y turismo. Esto último tan nuestro que es algo que llevamos en nuestros genes. El visitante es como un familiar al que recibimos con los brazos abiertos y que, a cambio, nos da de comer. Sabemos de su importancia y lo mimamos hasta, a veces, ser demasiados permisivos con su conducta. Le necesitamos y es por ello que la mayoría de las estrategias de la ciudad giran en torno al bienestar del turista, a que viva una grata experiencia que le invite a volver o, aún mejor, a pensarse en adquirir una residencia en nuestro maravilloso municipio.

La apuesta por unir deporte a turismo es un gran acierto dado que el ejercicio físico es una actividad completamente integrada en los hábitos del mundo occidental y por lo tanto un buen complemento a la oferta vacacional. Cuanto más lejos de generar atractivo a los de las juergas y excesos &ldquolow o high cost&rdquo, mejor. Ahora bien, lo que se promete debe ser consecuente con las infraestructuras para poder llevarlo a cabo y en el caso de Marbella, de campos de golf estamos bien dotados. Más dudoso es la oferta náutica donde contamos con varios puertos deportivos y un Mediterráneo que baña nuestras playas, pero realmente ¿qué es lo que tenemos? ¿regatas? ¿clubes?... Como valor añadido a nuestra oferta turística fuera de la temporada alta, los eventos deportivos anunciados no están nada mal, pero tampoco es la panacea. Deberíamos aspirar a mucho más y para ello, vuelvo a repetir, harían falta instalaciones adecuadas. Por cierto, no he leído que se haya mencionado en Fitur la excepcional oferta que supone Marbella para la concentración en temporada invernal de los equipos europeos de fútbol.

Pero volvamos a la cruda realidad. Démosle la vuelta a la tortilla y veamos la otra cara. Si se quiere ser bueno en algo hay que inculcarlo desde la base, con programas públicos que fomenten y faciliten la práctica deportiva desde los pre benjamines a los juveniles, donde salud, disciplina y educación se den la mano para formar a los futuros ciudadanos. Pese a ser uno de los municipios con peor proporción de instalaciones deportivas públicas por habitante &minustodos sabemos de dónde nos vienen estos lodos así como la injusta falta de inversión que se sucedió desde entonces hasta la fecha&minus, tenemos la fortuna de contar con números clubes, asociaciones y colectivos que suplen la carencia a base de esfuerzo y dedicación personal, algo honroso por parte de todos ellos pero que debería sacar los colores a todas las instituciones públicas y dejarse la piel hasta que nos llegasen los equipamientos necesarios, ni más ni menos.

Repaso mentalmente, a modo de reconocimiento, algunos de los clubes sin los cuales la práctica del deporte base se vería seriamente mermada (Por fortuna son muchos más, pero me veo obligado a resumir. A todos, mi más sincera enhorabuena): Marbella Rugby Club; Club Waterpolo Marbella, Club Baloncesto Costa Marbella, Tri Marbella Bike de Triatlón, Club San Pedro Atletismo, Club Gimnasia Rítmica Marbella, Gimnasio Zen de Kárate, y por supuesto el omnipresente fútbol donde los clubs, en este caso, sí son números.

Quiero finalizar nombrando a dos personas que son fundamental hoy en día en el deporte base de Marbella: Iván González (escuela municipal de tenis) y Alfredo Gil &ldquoFreddy&rdquo (Club Atlético Marbellí), grandes educadores que aman el deporte en su más puro sentido de educación social.

La combinación deporte y turismo forman un manjar exquisito que, en un entorno como el de Marbella, debería convertirse en un referente mundial, partiendo desde la base.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos