La ola

Una década prodigiosa

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Hace diez años pocos podían imaginar que la ciudad de Málaga se ubicara en el mapa de destinos turísticos urbanos, en los itinerarios de viajes culturales, de congresos o de cruceros. La capital de la Costa del Sol era poco menos que eso, un apéndice, porque la sombra del tirón turístico del litoral era tan alargada que dejaba a la ciudad en una penumbra de la que se alejaban unos viajeros que tenían conocimiento de esta urbe por ser el destino de sus vuelos. Eso sí, a la llegada al aeropuerto lo habitual era desplazarse directamente hacia el litoral. Como hormiguitas, una tras otra y todos juntos, administración local y empresarios, comenzaron una transformación profunda de la ciudad en la que ha sido clave esa colaboración público y privada. Pero, sobre todo, el éxito es la consecuencia de un trabajo constante, en el que han ido sumando oferta y demanda, a la par que la capital ganaba en zonas peatonales y se labraba un espacio como ciudad de museos. El Foro de Turismo de Málaga, que es la plataforma en la que se ha gestado y se sigue diseñando el avance turístico de la capital, ha sido el verdadero artífice de lo que hoy es este destino. Tanto que los municipios costeros pioneros en el turismo, con casi medio siglo de experiencia, miran hacia este modelo de gestión para extrapolarlo a la provincia. En el seno de este foro se gestó también lo que ahora es una conciencia colectiva, más allá de los negocios turísticos, de apostar por la calidad en el servicio. Aquí se decidió que Málaga tenía que adherirse al Sistema Integral de Calidad de los Destinos (Sicted), iniciativa de la Secretaría de Estado para impulsar este factor como elemento clave del turismo. Y el pasado viernes se celebró esta década de trabajo empresarial por conseguir lucir este distintivo de excelencia. Un esfuerzo que ha llevado a Málaga a ser la tercera de España con más empresas distinguidas y la primera de las grandes ciudades del país. La capital avanza por buen camino, pero quedan pasos firmes que dar para abrirse hueco como destino de lujo o de compras con los que cuadrar el círculo. El futuro depende de mantener la constancia de la década prodigiosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos