Cumplir tiene premio

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Cuando el éxito se mide por el esfuerzo titánico para despuntar en un mundo globalizado y más que competitivo, sorprenden medidas como la de premiar con la matrícula gratis a los universitarios que aprueben todas las asignaturas del curso, es decir, por cumplir con su obligación. O la de dar una ayuda de 430 euros mensuales a los bautizados como ‘ninis’, jóvenes menores de 30 años que ni estudian ni trabajan, siempre que cuenten con un contrato formativo. O lo que es lo mismo, la base por la que deben empezar para construirse su futuro. Y luego sectores que tiran del carro de la economía, no ahora que todo repunta, sino en plena crisis, como el turismo siguen sin recibir respuesta a la petición de rebajar el IVA o de conseguir una reducción de los costes laborales para las empresas que mantienen la actividad durante todo el año, una medida que contribuiría a paliar el mal mayor de esta industria, que es la estacionalidad.

Las últimas iniciativas que vienen a premiar el mero cumplimiento de una obligación abren además el debate sobre si en los tiempos que corren rebajar el nivel de exigencia a cumplir con el expediente es lo que necesita este país. Y sobre todo, inculcando este concepto entre unos jóvenes que deben ser alentados a todo lo contrario, porque en la sociedad que les espera ser el segundo supone convertirse en el primero de los fracasados. Se está llegando a un punto en que el hotelero que atienda bien a sus huéspedes, que es su obligación, debería ser recompensado, o el empresario de un chiringuito que arranque una propina por el buen servicio, también debe esperar alguna bonificación por parte de las administraciones. Mal vamos cuando lo que se premia es el mínimo que se debe exigir. Y es que sin aspirar a ayudas, el turismo tiene ante sí un verano en el que sólo recibirá su recompensa si consigue dar la mejor de las atenciones al viajero, controlar la calidad y los precios, además de sonreír al viajero para que recuerde estas vacaciones como una grata experiencia. Y para ello hay que ser ambicioso e ir más allá de cumplir con el expediente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos