Cumbre coreana

JAVIER FERNÁNDEZ ARRIBAS

Nunca se sabe lo que puede durar la actitud positiva de Kim Jong-un, de cara a mantener unas buenas relaciones con sus vecinos del sur. De momento, permanece la luna de miel olímpica propiciada por la visita a los Juegos de Invierno de Kim Yo-jong, hermana de Kim Jong-um. Ese primer acercamiento después de varios años de tensiones, amenazas y carrera nuclear del norte provocó una visita de alto nivel a Pyongyang. Las expectativas eran halagüeñas, pero ninguna podía llegar a pensar en los pasos anunciados, durante las últimas horas, por el régimen del norte. El primero que hay que destacar es la cita para celebrar en abril la tercera cumbre de la historia entre las dos Coreas en Panmunjeon, la denominada aldea de la Paz situada en la frontera entre los dos países, en el paralelo 38, una de las zonas más armadas y militarizadas del mundo. Mientras tanto, se va a establecer una línea directa de comunicación entre los líderes de los dos países que les sirve para poner en marcha un diálogo estrecho y para rebajar las actuales tensiones militares. Son palabras textuales de quien ha sido el interlocutor de Kim Jong-un, el jefe de la oficina presidencial surcoreana de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong.

Y lo que resulta mucho más sorprendente es la supuesta disposición del presidente norcoreano de comprometerse con la desnuclearización de la península coreana siempre que se garantizara la seguridad de su régimen y desaparecieran las amenazas militares contra Corea del Norte. Y el colofón, que puede albergar alguna trampa, es la voluntad manifestada por el propio Kim Jong-un de dialogar con Estados Unidos con la suspensión de pruebas balísticas y provocaciones armamentísticas estratégicas mientras se desarrolle ese diálogo. Si echamos mano de la hemeroteca y escuchamos uno de los últimos discursos del dictador norcoreano, no daríamos crédito. La enorme duda que surge inmediatamente es ¿qué ha ocurrido para este cambio de actitud? Es bien sabido que China mueve los hilos de Corea del Norte que le sirve para desgastar a las tropas norteamericanas desplegadas en la región y evita una reunificación de la península que colocaría en su frontera a los marines de EE UU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos