Cita en el SUR

Cuestión de tiempo

Un grupo de científicos ha logrado que el tiempo fluya hacia atrás

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Ahora que por fin parecía que iba a terminar este año interminable va un grupo de científicos y logra que el tiempo fluya hacia atrás. Un equipo dirigido por el brasileño Kaonan Micadei (mezclando catalán y latín, mica es poco y dei es de Dios, 'micadei' podría significar una mijita de Dios, pelín endiosado, como Puigdemont, que también es un poco bárbaro, como Kaonan) ha logrado que un objeto frío aporte calor a otro objeto caliente, algo que según los estudiosos es imposible. Sin embargo situaciones paralelas se dan a este lado de los laboratorios. Un repartidor en bicicleta, por ejemplo, trabaja sin apenas cobrar y colabora a hacer más rico todavía a un megaempresario que tributa en Holanda lo ganado en España. Si el tiempo fluyese hacia atrás podríamos encontrar el momento en el que se jodió el Perú, que es la gran pregunta de Zavalita al inicio de la genial 'Conversación en La Catedral', de Vargas Llosa, pero di tú que no encontramos ese momento y encima tenemos que andar, o pedalear, lo desandado. Ya que sólo nos queda un día, dejemos que el año termine.

Un error garrafal de los responsables gráficos de la prensa ha hecho que la noticia del experimento del doctor Micadei se ilustre con una especie de túnel. Al ver ese agujero negro muchos querrán lanzar a su interior toallitas desechables pero que no lo son tanto y atoran nuestro presente. Somos expertos en darle la vuelta a las facilidades que podría brindarnos la tecnología, desde los grupos de whatsapp que no nos dejan hasta esas toallitas que tiradas al váter ya se han convertido en el principal problema de la gestión de aguas sucias. Una cámara al final del colector podría recorrer a la inversa el camino de la toallita hasta llegar al comienzo del túnel, ese otro agujero negro. Ahora que en Málaga hemos tenido que registrar el ADN de nuestras mascotas, deberíamos hacerlo con el nuestro, ya que los guarros somos nosotros, gente de nuestro tiempo.

Kaonan Micadei, que señala en su currículum que habla un inglés razonable, no se ha referido en ningún momento al problema catalán, que parece estar casi en el mismo sitio desde hace meses, acalorando a la mitad de la población catalana que había permanecido más fría, callada. Pocos parecen hablar para todos, tratando de lograr un calor compartido, mediano (como el francés premio Nobel de Literatura 2014). Se rumoreaba que Puigdemont podría haber vuelto ayer, pero al final no. Como lo del experimento, es una cuestión de tiempo. No sólo del paso del tiempo sino del clima. Hasta el día de Navidad diciembre sólo ha sumado cinco horas de sol en Bruselas, no diarias sino en total. ¿Cómo se puede vivir sin esta luz que nos da la vida? A mí se me quitarían las ganas hasta de ser president, pero hay gente para todo. Para el año que viene, que ya es casi este, ojalá no todos los deseos se cumplan. El calor debería repartirse mucho mejor. Ninguna otra mujer debería ser asesinada, ningún niño cruzando este páramo sin madre, sin tiempo que fluya hacia ningún lado. Feliz año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos