La Ciudad invisible

Cuello de botella

Se necesita un plan de movilidad urbana. Se debe fomentar el caminar y la bicicleta. Apostar de una santa vez por un transporte público extremadamente eficiente, moderno, envidiable

ARTURO REQUE

TERCER carril, tercer carril, tercer carril... Nueva letanía para tratar un problema a base de titular y fuegos de artificio. Según sesudos ingenieros, el problema de los tremendos atascos de la zona de Puerto Banús se resolverían aumentando la superficie de asfalto en un tramo donde otros ilustres -¿o tal vez los mismos?- diseñaron un soterramiento a escasos metros que, si bien mejoró el impacto automovilístico que la antigua N-340 ocasionaba a su paso por el núcleo urbano de San Pedro Alcántara y de paso generó sobre su cubierta un espacio para ocio y disfrute de sus habitantes, el problema del tráfico circundante no lo resolvió, o incluso lo empeoró, desplazando el origen unos cientos de metros. Es incomprensible como se está obviando algo tan básico como es el llamado «efecto cuello de botella». Gastar 17,8 millones de euros en esta actuación, por muy aplaudida que nos dicen está por parte de empresarios y vecinos, me parece un grave error. ¿Se les ha expuesto cómo se solucionarán los accesos a Puerto Banús a través de sus escuálidos túneles? ¿Cómo se logrará multiplicar hasta el infinito los aparcamientos de este centro turístico para acoger a tanto coche? ¿Cómo se cruzará peatonalmente la nueva arteria de seis carriles? Leo que se creará una -sí, han leído bien, una- pasarela peatonal que solventará este problema facilitando y «animando» a que los miles de residentes de Nueva Andalucía y La Campana, accedan caminando, dejando su coche en casa.

Pero no nos preocupemos que estas, y otras tantas incógnitas de la ecuación, serán estudiadas en el proyecto a redactar por técnicos del Ministerio de Fomento -que no del Tiempo- y nos darán la solución, si no en esta década en la siguiente, o en la de más allá. A los problemas de afluencia de tráfico grandes soluciones.

Llegados a este punto los que me conocen sabrán qué les voy a decir: ¡Involución! Es una aberración seguir escuchando cómo resolvemos los problemas aumentándolos, y con dinero público. Mientras en todo el mundo occidental se están transformando las ciudades y sus infraestructuras para reducir el uso del coche, nosotros seguimos construyendo vías para facilitarle la movilidad a este medio de transporte. Le cedemos nuestro espacio público con el engaño de que se reducirán los tiempos de nuestros desplazamientos, ganando por lo tanto más tiempo para nosotros. Así de ilusos somos.

Me duele ver una y otra vez que al coche, alfombra roja, y que nuestros gobernantes, a los que considero personas de mente abierta que viajan y conocen lo que se hace en otras partes, no sean capaces de adaptar Marbella al siglo XXI.

Lo vuelvo a exponer una vez más, se necesita un Plan de Movilidad Urbana (Sostenible -palabra demasiado desvirtuada-), dejarse de actuaciones aisladas y cuellos de botella, de fotos y titulares. Se debe actuar de dentro hacia afuera, resolver el problema en el lugar de origen, fomentar el caminar y la bicicleta. Apostar de una santa vez por un transporte público extremadamente eficiente, moderno, envidiable. Peatonalizar calles, centralizar el consumo y la oferta social, cultural, educativa, deportiva, etc. Y crear aparcamientos periféricos que acojan a cuantos no puedan, o no les dé la gana, dejar el coche en casa.

Mientras no se apueste por este modelo de ciudad, solo me valen aquellas actuaciones que realmente salvan vidas, en las que nuestros dirigentes deben dejarse la piel negociándolas y exigiéndolas: adecuar las incorporaciones a la A7; paradas de autobús en lugares visibles y con amplitud de maniobra; fuera setos y arbustos que impiden la visibilidad; creación de pasos de cebra para cruzar con seguridad los accesos desde la autovía/autopista,... ¡¡prioridad peatonal señores responsables estatales y autonómicos!! ¿Pueden dormir tranquilos cuando les comunican una desgracia en alguna de sus infraestructuras sabiendo que estaban avisados y tenían informes sobre la mesa? Estos puntos críticos, que todos conocemos (quiero creer que nuestros vigilantes de la carretera -la DGT fundamentalmente- también pasan por esos mismos lugares y tendrán un listado actualizado y marcado en rojo), deberían ser una prioridad sin obstáculos burocráticos. Muchos de ellos de un día para otro, sin fotos ni titulares.

Fotos

Vídeos