Cristina va al zoo

ROSA BELMONTE

El 'Cristina Cifuentes se va de vacaciones' es como 'Teo va al zoo'. Algo excepcional que hay que contar con dibujos. Ella ni se va de vacaciones ni toma una segunda taza de café. No me gustaría estar en su pellejo pero la comprendo. Como a Pujol cuando dijo que no había tenido tiempo de regularizar la herencia de su padre. Vas dejando las cosas y acabas matando a tu familia, como en 'El adversario' de Carrère. No sé dónde he metido el título universitario o las cenizas de mi madre, voy a acordarme de las notas o de dónde está un trabajo de máster. Es verdad que no tengo ninguno. Y no soy cargo público. Ser pobre me libró de la drogadicción y de los másteres. Cuando pude pagar me parecieron sacaperras, trampas para ratones con vistas a colársela a alguien que cree que todo el monte es siglas. O a que me la colaran a mí. Son las universidades, los másteres y la titulitis de chichinabo lo que hay que investigar antes que a Cifuentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos